|  

La prioridad debe ser México

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Alejandro Moreno.

El partido en el poder Morena se comporta como si México estuviera en jauja y se da el negligente lujo de perder el tiempo de la nación en su agenda, la cual sobra decir es de nulo interés para la población.

Morena no padece la crisis económica, ni de seguridad, ni de salud, ni el deterioro del medio ambiente ni la escasez del agua, solo ve sus intereses: no soltar el poder.

Mientras el partido oficialista utiliza su posición para violar la Constitución, amedrentar a opositores y desviar recursos públicos, la sociedad mexicana en su conjunto sufre las consecuencias de estar cumpliendo 30 meses sin gobierno federal.

Y es que no se puede calificar de otra forma la pesadilla que ha significado Morena en el poder: violencia, carestía, muerte, insensibilidad, pillería y negligencia.

Hoy en México impera el caos.

Morena se comporta como si las y los mexicanos no requirieran servicios de salud de calidad y abasto de medicamentos, y ha dejado de invertir más de 8 mil millones de pesos en salud tan solo durante los primeros tres meses de 2021.

Como si el paso elevado de la Línea 12 del Metro de la Ciudad de México no se hubiera caído encima de autos, provocado la muerte de 26 personas y lesiones gravísimas a medio centenar, y como si cada día no ocurrieran desperfectos y accidentes que ponen en riesgo la seguridad del medio de transporte considerado de excelencia durante los gobiernos capitalinos emanados del PRI, Morena sigue sin destinar recursos suficientes para rehabilitar inmediatamente al Metro.

Como si las familias mexicanas no estuvieran padeciendo el desplome de la economía y el incremento estrepitoso en el precio de alimentos básicos como la tortilla, huevo, frijol, pollo y verduras, Morena ha cancelado 17 programas de apoyo al campo, al tiempo que encarece y entorpece el suministro de electricidad, encareciendo los costos de producción.

Como si 10 millones de mexicanos no estuvieran sufriendo las consecuencias de las erróneas políticas económicas de Morena y caído en pobreza, en la cúpula del poder no se ha modificado un ápice su obstinación y hace como si no los viera.

Como si 40% de la población con empleo no sufriera pobreza laboral, pues lo que gana no le alcanza para comprar los alimentos de la canasta básica para su familia, el gobierno de Morena sigue maltratando a los pequeños negocios y medianas empresas, condenándolas a la quiebra.

Como si la inseguridad no se hubiera incrementado en todo el país y Estados y Municipios no estuvieren padeciendo por la desaparición de ramos presupuestales federales destinados a la capacitación y equipamiento de policías locales y municipales, el gobierno de Morena pide a las y los militares mexicanos teñir el uniforme porque no comprará nuevos.

No existe un solo problema nacional que Morena esté atendiendo.

Pero hoy México ya se ha dado cuenta que Morena nunca tuvo un plan para el país, sino para su destrucción, y el 6 de junio recompondrá el rumbo eligiendo a las y los candidatos de “Va Por México” que sí tienen propuestas, capacidad y voluntad para responder a la gente.

No tenemos tiempo que perder.

Don`t copy text!