|  

Edición
Impresa

27 de noviembre

Imagen Zacatecas edición del 27 de noviembre de 2021

Seguridad

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Juan Carlos Ramos León.

Los zacatecanos estamos viendo con tristeza cómo nuestro Estado se ha convertido en el ojo del huracán que, si bien ya ha azotado a otras partes del país en mayor o menor medida, pareciera que se ha salido completamente de control sin que se le vea una solución en el corto plazo.

 

Y la desesperación de muchos de nosotros viene más de sentir que absolutamente nadie se está ocupando de solucionarlo y que a nuestras autoridades les preocupa más andarse peleando con las de los estados vecinos por buscar la forma de evitar que sus gobernados sufran en carne propia lo que estamos sufriendo nosotros, como aquellos chiquillos que, lejos de buscarle solución a las cosas levantan las manos en actitud de “yo no fui” para que no los regañen sus padres.

 

La seguridad es una de las necesidades básicas para el desarrollo del ser humano; y esta sensación de que estamos totalmente desprotegidos, este salir a la calle con miedo, dificulta en absoluto toda la dinámica social: La gente no compra, no sale a la calle a consumir, es más, se va a otras partes. Ya ha habido casos de desplazamientos de comunidades enteras ante la presencia del crimen organizado. Y sigue sin verse claro hasta cuándo.

 

No escribo esto para lanzar una dura crítica al gobierno porque tengo claro que esto ya lo rebasó desde hace mucho. En todos sus niveles. El problema es tan complejo que cualquier conjunto de soluciones pareciera ser inútil. Pero está claro que evadiéndolo y echándole la culpa a otros menos se va a resolver. Nos afecta a todos y por tanto la búsqueda de soluciones debe de involucrarnos a todos: expertos e inexpertos, sociedad y gobierno.

 

Se supone que existe un consejo de seguridad pública. ¿Usted sabe quiénes lo conforman? Porque yo no. Tal vez más miembros de los distintos sectores sociales deberíamos de formar parte, conocer el panorama -porque, hasta eso, hay información que se nos mantiene velada por ser de carácter ‘confidencial’- y permitírsenos aportar nuestras ideas. Dos cabezas piensan mejor que una.

 

Nuestro Zacatecas fue siempre un lugar seguro para vivir. Devuélvannoslo.

 

Don`t copy text!