|  

Se imagina usted

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Víctor Manuel Silva Galaviz.

Ahora por indicaciones de las autoridades federales se planea el regreso a clases presenciales este 7 de Junio, con la finalidad de terminar con los alumnos en las aulas el presente ciclo escolar, ya se ha convocado a todo el personal de cada plantel a realizar la limpieza y hacer un recuento de los daños de las instalaciones, ya que muchas fueron vandalizadas, otras tienen mas de un año sin agua, ni electricidad por falta de pago, algunas mas siniestradas por desastres naturales.

En los anteriores casos hubo un abandono de la infraestructura educativa, el regreso a clases se plantea como una situación incierta, ya que la falta de recursos económicos en las escuelas de sostenimiento publico hará muy difícil el cumplimiento de los protocolos de sanitización deseados, existen muchas voces que mencionan  aun es un alto riesgo ya que si  bien es cierto la mayoría de los niños son asintomáticos sí son portadores y transmisores del COVID-19.

Aunado a lo anterior los padres de familia debemos firmar una carta donde asumimos la responsabilidad, los riesgos y las consecuencias de que nuestros niños asistan a clase presenciales o en su defecto firmar una carta donde no estamos de acuerdo y que el alumno continuara con su educación a distancia.

Entonces si la responsabilidad de asistir del alumno es de los padres, la de limpieza y rehabilitación del personal de la escuela, de apoyar con insumos de los padres de familia, de hacer las actividades académicas necesarias de cada docente con su grupo, de determinar los planes y programas del CTE escolar, etcétera, ¿Cuáles son las responsabilidades y aportaciones de las autoridades educativas?

Urge regresar a clases de eso no hay duda, mas no de manera desordenada, ni aislada, avanzar en la educación de nuestros hijos y alumnos de manera efectiva en esta la nueva normalidad se requiere de cambio de hábitos y esto solo se logrará con un acuerdo y plan de acción compartido entre la comunidad escolar que la integran padres de familia, alumnos y docentes.

Dice un proverbio “se necesita de toda una tribu para criar un niño” la educación de las nuevas generaciones es también una responsabilidad social de la cual todos debemos ser parte de la solución para después no quejarnos ni ser consecuentes de los problemas que acarrea las generaciones abandonadas por los adultos.

Don`t copy text!