|  

Edición
Impresa

04 de diciembre

Imagen Zacatecas edición del 04 de diciembre de 2021

Publicidad pública sin listas negras

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
José Luis Medina Lizalde
José Luis Medina Lizalde.

Los medios de comunicación zacatecanos, cuál más cuál menos, viven una crisis agravada desde el comienzo del nuevo gobierno, su crónica dependencia de los convenios con el aparato gubernamental acentúa su vulnerabilidad con el gobernador inaccesible hasta para los que se alejaron de la cobertura profesional de la campaña electoral para favorecerlo.

Nos equivocaríamos al enfocar la situación como de la exclusiva incumbencia de los propios medios de comunicación y el gobierno en turno, el tema trasciende a ambos, es momento de usar los convenios de publicidad pública para la preservación de empleos y para favorecer el desarrollo del periodismo con libertad y responsabilidad social, plural y casado con la búsqueda de la verdad socialmente relevante.

El gobierno de Zacatecas tiene la oportunidad de inaugurar una nueva relación en la que todos ganen, la sociedad por beneficiarse de una comunicación que la refleje en sus contrastes materiales y diversidad de pensamiento, el gobierno al sumar a los medios a sus políticas públicas a partir del respeto a las libertades en juego, los medios de comunicación al acceder a recursos públicos legitimados por la transparencia y por la utilidad social de los contenidos contratados.

Sería el primer gobierno en la historia de Zacatecas con vínculos con el gremio no sustentados en la corrupción chayotera alternada con la represalia autoritaria sino en el mutuo respeto a la función de cada quién, sin chantajear no ceder a chantajes.

Si el gobernador extrae la enseñanza que deja el hecho de que el Presidente de la República más gastalón en medios de comunicación, Enrique Peña Nieto, resultó el más rechazado por la población y que en contraparte, López Obrador disponga del mayor respaldo ciudadano siendo el que menos gasta en convenios de publicidad, entenderá que seguir despilfarrando recursos públicos alquilando plumas y micrófonos para que lo adulen, solo lo hace protagonista de la fábula del traje  invisible del emperador. El gobernante sabio prefiere las cosas al derecho, valora la crítica y desprecia la adulación.

Gestión empresarial equívoca

El éxito de las empresas informativas es credibilidad, si se carece de la misma, el público se aleja y los anunciantes no tienen incentivos para contratar espacios. La radio y televisión no incluyeron noticieros desde sus inicios y publicidad nunca les faltó. En Zacatecas hasta los años Setenta del siglo pasado el periodismo radiofónico inicia su trayectoria, después de décadas precedentes de éxito comercial nutrido en radionovelas y programas musicales, en los medios impresos, las secciones de sociales, las notas deportivas y el género policíaco en los medios escritos determinaban las preferencias.

Con la irrupción del periodismo político inicia el deterioro debido al control autoritario que impide a los medios cultivar el éxito empresarial, tienen que silenciar hechos que de todos modos trascienden, tienen que elogiar a gobernantes que no sacan un perro de una milpa, tienen que denigrar posturas honorables que no son del contentillo del que manda, la gente lo percibe y reacciona en consecuencia.

Mientras no se plasme en la ley las reglas de la publicidad pública, la incertidumbre del comienzo sexenal es explicable, pero no es la única nube que ensombrece el horizonte ya que circula en el gremio la existencia de una lista negra según la cual habrá vetados y privilegiados, me niego a admitir que eso sea cierto por lo tonto y contraproducente que sería esa medida que pudo funcionar en tiempos de control absoluto ¿Cómo puede evitar un gobernador que los partidos opositores, los gobiernos municipales que controlan y aún los otros poderes, llenen el vacío dejado?

Una política sensata, democrática en verdad, es refutar a los medios cuando mientan, mostrar su articulación a intereses distintos y hasta contrarios a los intereses del pueblo y la nación, no tratarlos como si fueran portavoces de la infalibilidad papal, pero eso sí, respetarlos y otorgarles garantías en el ejercicio de su función

Gastar en medios de otro modo

Los convenios de publicidad sufren desprestigio porque son el mecanismo que nos sumerge en el periodismo lambiscón, medroso y mentiroso que a nadie satisface, eso no significa que no puedan usarse para bien de la sociedad, le cito algún botón de muestra:

El consumo de cristal, terrible y autodestructiva droga es combustible para la violencia que nos angustia, suicidios y deterioro de la seguridad de amplios núcleos urbanos en las principales ciudades zacatecanas. Los convenios de publicidad pública para campañas persuasivas contra las adicciones, diseñadas por personal calificado, pueden remplazar el exhibicionismo mediático con cargo a los impuestos que nos muestran a nuestros políticos tapando baches, barriendo y abrazando viejitas.

Los convenios de publicidad pública pueden ser instrumentos para fortalecer libertades y pluralismo.

Cuestión de usarlos de modo distinto al egolátrico.

Don`t copy text!