|  

Edición
Impresa

27 de octubre

27 de octubre

Impulso a la industria sin chimeneas

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Alejandro Moreno.

Actividad que engrandece el orgullo, la pertenencia, el arraigo y el empoderamiento de nuestros pueblos, el turismo no pasa por un buen momento en el mundo, especialmente en México, en donde la falta de inversión pública y programas de apoyo han postergado la recuperación del turismo hasta finales de 2023.

Se dice fácil, pero la falta de impulso se refleja en la cancelación de opciones de desarrollo para 2.3 millones de personas que dependen directamente de la industria sin chimeneas generadora de 9 de cada 100 pesos del Producto Interno Bruto (PIB) y que se traduce en ingresos inmediatos para millones de familias.

El tipo de empleo que el turismo genera es de alta calidad, pues al tiempo de brindar opciones de desarrollo, permite que las personas estén en permanente actualización y desplieguen su máximo potencial.

En promedio un trabajador del sector turístico ganó 128 mil 258 pesos al año, lo cual representa 10 mil 688 pesos mensuales, los cuales están muy por arriba del salario mínimo y que puede incrementarse con un mayor estímulo en la industria turística.

La igualdad de género es una realidad en el sector turístico nacional, pues 50.5% de la población ocupada son mujeres, quienes se encuentran actuantes en todas las posiciones de responsabilidad y toma de decisiones, colocando a nuestro país como una potencia mundial en el sector turístico.

Sin embargo, las 786 mil 540 unidades económicas (empresas) relacionadas con el turismo no pueden solas, y requieren del apoyo decidido y total del gobierno federal y de los gobiernos estatales para sortear los difíciles momentos que están enfrentando ante la falta de visitantes y de actividad.

La mayoría de los estudios señala que la recuperación del sector turístico en México será hasta la segunda mitad del año 2023 e inicios de 2024, lo cual es mucho tiempo para las y los trabajadores del sector, muchos de ellos desocupados, por lo que es urgente que el Estado mexicano invierta para acelerar esa recuperación y volver a los empleos que se tenían en 2019.

Orgulloso campechano y conocedor de las potencialidades transformadoras que el turismo puede tener en una localidad, soy un convencido de que el turismo puede hacer mucho bien a nuestro país, con un papel destacado en la protección de nuestro medio ambiente y nuestra biodiversidad, así como en los lazos de amistad y comprensión mutua.

El turismo es la actividad que más recursos genera al país, pero el que menos apoyo recibe.

El PRI impulsará que se creen mecanismos de subsidios directos a la población afectada en su actividad económica por la pandemia, pero también por la inseguridad que se ha incrementado en importantes destinos como Cancún y Los Cabos.

No es momento de cerrarnos al mundo y renegar de nuestro potencial turístico.

Don`t copy text!