|  

Edición
Impresa

08 de diciembre

08 de diciembre

Espiritualidad, filosofía y ciencia

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Gerardo Luna Tumoine.

Nuestra formación educativa y lo sistemas de planeación escolar se basan en la lógica y la razón, por eso se puede mantener conversaciones útiles con la filosofía y la ciencia, entre los temas de diálogo que se conversan están el funcionamiento de la mente y cómo transformar las emociones destructivas.

A lo largo de mi vida académica, profesional y de servicio público he aprendido a poder combinar la filosofía de la espiritualidad con una perspectiva científica. Me gusta pensar y actuar de una forma humanística que me ha llevado a tener la capacidad de diálogo con el obrero, campesino, estudiante, intelectual, migrante, ateo, ministro de culto, creyente de cualquier expresión religiosa, filósofo y científico, y eso me ha llevado a la experiencia de respeto, tolerancia y servicio. Creo que ha llegado el momento de combinar la educación moderna, la ciencia y filosofía con los antiguos conocimientos de los diferentes credos, sobre la base de los cuales podemos hacer una contribución significativa al conocimiento de la mente y el ser humano.

Un ejemplo es Mahatma Gandhi que mostró cómo la ‘ahimsa’, es decir “la no violencia”, podía aplicarse en términos prácticos. Sus logros fueron admirados y emulados por figuras como Nelson Mandela y el obispo Tutu en Sudáfrica y Martin Luther King en los Estados Unidos. No hacer daño y la no violencia no sólo son moralmente correctos, también son prácticamente apropiados.

La filosofía y la ciencia ayudan a la comprensión de la espiritualidad, porque puede contribuir a crear un mundo más pacífico al ayudar a las personas a descubrir la paz mental. Puesto que todo el mundo quiere vivir en paz, tenemos que transformar el mundo sobre la base de la razón y la educación. La práctica religiosa es un medio para conseguir la paz mental, y puesto que todas las tradiciones religiosas en su esencia enseñan sobre la compasión, todas son dignas de respeto. Todos los seres humanos desean ser felices y todos tienen derecho a serlo y a estar libres de sufrimiento, ya que la compasión también es un fundamento para la democracia.

En cuanto a la forma en que los seres humanos se relacionan con la tecnología y el medio ambiente, siempre debemos mirar nuestras circunstancias desde una perspectiva holística amplia. No debemos olvidar que la tecnología está destinada a servir a la humanidad y que debemos tener en cuenta la protección del medio ambiente.

Si hacemos un esfuerzo constante, con una educación adecuada, podemos cambiar el mundo. Somos egoístas, eso es natural, pero tenemos que ser sabiamente egoístas, no tontamente egoístas. Preocuparnos más por el bienestar de los demás es la forma de ser sabiamente egoístas positivamente.
“Si no perdonas por amor, perdona por egoísmo, por tu propio bienestar” (Dalai Lama)

 

Don`t copy text!