|  

El tiempo - Tutiempo.net

El arte de no dejarse aislar

El arte de no dejarse aislar

J. Luis Medina Lizalde

   |  28 noviembre, 2019

José Luis Medina Lizalde
El arte de no dejarse aislar

El diario Milenio contabilizó los recorridos por el País del Presidente López Obrador causando revuelo cuando concluye que en un año ha recorrido lo equivalente a 4 veces el planeta sin poner un pie en el extranjero, nadie ignora que es el único mexicano de todos los tiempos que ha pisado cada uno de los municipios del país, incluyendo a los cientos que rigen por usos y costumbres, eso lo convierte en el más exitoso tomador de pulso social de todos los políticos contemporáneos, lo que se refleja en la incapacidad de sus adversario de hacer mella sustancial.

El tema se presta para mucho porque el dato ejemplifica que el presidente se deslinda de una clase política que con cualquier pretexto incursiona en el extranjero, demuestra que sin un solo viaje logra récord en Inversión Extranjera Directa por el orden de 26 mil millones de dólares.

El recuento de los recorridos describe a un gobernante que no consume tiempo público asistiendo a informes ni ceremonias.

El Presidente recupera una forma de gobernar que no es extraña en la vida de los pueblos y que en México han practicado, cada quien en sus condiciones, además de Presidentes como Lázaro Cárdenas, diversos gobernadores y presidentes municipales.

Tal forma de gobernar en cercanía real con los gobernados casi desaparece para tener gerentes administradores en vez de líderes transformadores.

 

Solitarios de palacio

Un gobernante se aísla cuando se hace rehén de burbujas que le dicen lo que a cada uno de sus integrantes conviene. Se la pasan jurándole lealtad mientras que mantienen puertas discretamente abiertas con potenciales sucesores del gobernante encapsulado.

Otra forma de incomunicación en la que incurren los gobernantes se mide contabilizando las horas-nalga en los presídiums de las incontables ceremonias burocráticas cuya efecto es quitarse el tiempo los unos a los otros (Tiempo público por lo general).

Paradójicamente, los gobernantes corren el riesgo de gobernar incomunicados por no entender la función de los medios de comunicación. Cuando el gobernante hace valer su conveniencia apoyándose en convenios de publicidad está clausurando una fuente de información que lo expone a sorpresas monumentales.

Ejemplos de lo contraproducente de aniquilar la libertad de prensa son las derrotas de Porfirio Díaz cuando Madero llamó a su derrocamiento y Pinochet cuando confiado en ganarlo convocó al referéndum que perdió “sorpresivamente”.

No con prohibición sino con dinero público, hoy se financia el engaño que termina en auto-engaño mediante la conversión de periodismo en propaganda del que paga.

Nadie con honestidad puede afirmar que el Presidente descuida temas de envergadura por andar recorriendo el país, la lista de cambios legislativos impulsados por el mismo, la culminación de la interlocución con los grandes inversionistas para dar origen al Plan Nacional de infraestructura o la revitalización de la política exterior histórica, tan penosamente abandonada en tiempos recientes, su permanente andar por el país le permite, además de traer el pulso social al día “enterarse de cómo están las carreteras” según el mismo lo declaró justificando sus traslados terrestres, pienso que debieran imitarlo todos los gobernantes porque recogerían información de todas las regiones que pondrían a consideración de todos sus gobernados para que el árbol no les tape el bosque cuando norman su criterio por un hecho particular o cuando demandan en el corto plazo soluciones imposibles en lo inmediato pero factibles en el mediano y largo plazo. La gente entiende razones.

 

El costo de la lejanía

La realidad de la institucionalidad local es precarísima. En la vida municipal nadie escucha a los atropellados por un edil prepotente o a un edil chantajeado por ambiciosos perjudicando severamente a la población.

Un gobernante en permanente recorrido descubrirá lo fácil que resultaría resolver mediante una obra modesta, el obstáculo para que transiten camiones grandes entre el Teúl de Gonzáles Ortega y Huitzila, actualmente es inevitable pasar por las estrechas calles de Milpillas de Allende, lo que redunda en perjuicio de productores del campo, ganaderos y empresarios del Mezcal por tener que trasladar en unidades pequeñas su mercancía por ese tramo.

Descubriría el gobernante que por falta del motor de un pozo, comunidades enteras se quedan sin agua potable, advertiría también que algunos juniors de Guadalajara son cazadores furtivos de la fauna de Monte Escobedo porque las autoridades expiden permisos sin vigilar que los mismos se concreten a lo autorizado.

Sabría también un gobernante que no se deja aislar, que los agaveros zacatecanos son víctimas del robo de piña del agave de manera tan frecuente, que solo mediante coordinación de esfuerzos entre los gobiernos de Zacatecas y Jalisco se podría remediar.

Tendrían los gobernados quién fuera su voz informada ante la federación y municipios.

Comentarios

De no existir previa autorización por escrito, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos.