|  

Edición
Impresa

26 de octubre

26 de octubre

¡Cuidado con la ola!

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Hoy en la Opinión de Jaime Santoyo Castro.

¡El gozo se fue al pozo! Estábamos muy contentos con el avance en el programa de vacunación; el color verde aparecía en la mayoría de las entidades de la República y ya el comercio, servicios y turismo se reanudaban y la gente volvía a a vida normal con entusiasmo.

Sin embargo, con preocupación vemos que los contagios por el COVID-19 se han recrudecido en diversas entidades, como en la Ciudad de México, en las dos bajacalifornias, en Tamaulipas, Sinaloa, en Yucatán, Campeche y Tabasco.

Hay quienes afirman que este incremento es un aviso del resurgimiento del COVID; es decir, una tercera ola, pero con otras cepas del virus, más contagiosas y dañinas como la Delta, que causó  estragos en la India, y la Gamma, con presencia muy dañina en Brasil.

Si es cierto que ya inició una tercera ola, no debemos de ver esta circunstancia como si no nos fuera a alcanzar; es momento de retomar precauciones con mayor ahínco y no permitir que regrese, sin esperar a que las autoridades nos den indicaciones; no todo depende de ellos.

Ya sabemos que hacer: usar cubrebocas, lavarnos las manos, sanitizar espacios, evitar aglomeraciones, no salir cuando no necesitemos; acudir a los centros de vacunación. Eso es responsabilidad nuestra, no del gobierno; a éste le corresponderá detectarla a tiempo, establecer cercos, romper las cadenas de transmisión, incrementar las acciones de vacunación y poner al alcance del sector salud los instrumentos y medicinas necesarias.

Si la dejamos llegar, estaremos en grave peligro, porque desconocemos si la vacuna es eficaz contra las nuevas variantes, y no sabemos qué tan grande y duradera va a ser, pero debemos colaborar con las autoridades para detectar y aislar los casos y contactos.  Algunos especialistas afirman que este resurgimiento de Covid-19 en México es un rebrote que sólo se ha dado en zonas específicas del país y que es un rebrote regionalizado; es decir,  que no es una transmisión generalizada a lo largo del país, y detenerla depende mucho del trabajo que hagan los gobiernos estatales, pero insisto, también de nosotros. ¡No nos confiemos!

Don`t copy text!