|  

Edición
Impresa

20 de septiembre

20 de septiembre

Disfrute de la calma que ofrece el Jardín de la Madre en Zacatecas

El jardín es un espacio completamente familiar debido a la tranquilidad del sitio.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Su nombre original es el Jardín de Morelos. | Fotos: Carlos Montoya.

ZACATECAS.- Si quiere salir de la rutina y conocer nuevos lugares en la capital, no dude en visitar el Jardín Morelos, mejor conocido como el Jardín de la Madre, donde los espacios verdes lo llenarán de una calma y tranquilidad.

Localizado entre la Avenida Juárez y la calle Fernando Villalpando en el Centro Histórico de la capital, se encuentra este pequeño jardín.

El pasto y las plantas hacen único el jardín.

Su nombre original: Morelos

Puede que a algunos zacatecanos les cause confusión llamarle por Jardín Morelos, ya que la mayoría lo conocen como el Jardín de la Madre.

Esto se debe a que el 10 de mayo de 1979, en su parte central se levantó un monumento que honra a las madres, por esta razón se quedó el nombre.

Lo que más destaca en el jardín, además de dicha escultura son los arcos de cantera rosa que se encuentran perfectamente labrados.

Los senderos están hechos de cantera rosa y las bancas de hierro.

De esta forma, los visitantes del Jardín de la Madre pueden tener acceso en sus cuatro puntos cardinales, donde además se encuentran unos faroles tradicionales que embellecen el paisaje.

También hay espacios coloridos, donde las flores predominan en las áreas verdes llenas de pasto, que constantemente cuidan y mantienen.

Es un espacio familiar

Por esta razón, el Jardín de la Madre es una opción para visitar en familia, en pareja o hasta solo, ya que mantienen mucha tranquilidad y calma a pesar del ruido de la ciudad.

Entre las personas que lo visitan son aquellas que se dan una vuelta para salir un poco de la rutina del trabajo o de la oficina.

Para otros tantos es un espacio de lectura, ya que hay quienes se llevan su periódico en mano, alguna revista o incluso un libro.

Hay una estatua dedicada a la Madre en el centro del jardín.

También se encuentran aquellos que van a tomarse una siesta en el Jardín de la Madre o se relajan en el pasto mientras escuchan el sonido de las aves.

Las bancas que están distribuidas a lo largo de la plaza son de hierro y sus bordes de cantera rosada, dándole un toque especial.

Además que puede acompañar la visita con un vaso de fruta de la familia Torres, aquel que se instala cada mañana en la esquina de la Avenida Juárez.

El rato se hace más ameno en el Jardín de la Madre, ya que pareciese que las horas no pasaran a pesar de estar en el Centro Histórico.

El jardín tiene cuatro entradas principales.

El jardín es un refugio

Como el Jardín de la Madre se encuentra a un lado de la Alameda, el paisaje pintoresco hace que el Centro Histórico se llene de mucha tradición.

Hace poco menos del año, el jardín tuvo que cerrar sus puertas debido a la contingencia sanitaria generada por el Covid-19.

Sin embargo, con la nueva normalidad, el jardín volvió a abrir con la responsabilidad de hacer un buen uso de él por el incremento de los contagios.

La fuente está hecha de cantera rosa al igual que los arcos.

Ya que sigue siendo una preocupación constante el contagio, el jardín viene siendo un refugio para desestresarse de la vida cotidiana.

Así que ya sabe dónde puede ir a relajarse un rato si quiere salir un rato de la rutina y entrar en contacto con la naturaleza.

Don`t copy text!