El Runrún: Choca la senadora Luévano contra el equipo del Bienestar

Como siempre, la senadora Chole Luévano manifestó su indignación en redes sociales, esta vez por el trágico asesinato de un menor, quien estuvo en una iglesia de Fresnillo durante un tiroteo. Desde su perfil de Facebook, la senadora exigió justicia y la renuncia del fiscal Francisco Murillo. La respuesta no vino del procurador de justicia, … Leer más


Verónica Díaz y la senadora Soledad Luévano Foto: cortesía

Como siempre, la senadora Chole Luévano manifestó su indignación en redes sociales, esta vez por el trágico asesinato de un menor, quien estuvo en una iglesia de Fresnillo durante un tiroteo. Desde su perfil de Facebook, la senadora exigió justicia y la renuncia del fiscal Francisco Murillo. La respuesta no vino del procurador de justicia, sino de la súperdelgada Vero Díaz y una avalancha de sus aliados como Gerardo Flores El Apache, coordinador de Comunicación Social; Víctor de la Torre, director del DIF estatal y la diputada local Roxana Muñoz. “Cobardes e inútiles sus posturas contadora. Qué fácil es señalar desde la comunidad de su escaño. (…)Venga a Zacatecas, coadyuve a la construcción de paz. (…) ¿Es tanta su necesidad de protagonismo”…le escribió la delegada a Chole Luévano. Sin duda las expresiones de la senadora incomodaron muchísimo al equipo del Bienestar. No son nuevos los pronunciamientos de la senadora morenista respecto a temas de inseguridad, que ya se interpretan por algunos como autocrítica. Chole mostró indignación por la muerte de la joven Debanhi en Nuevo León y en el caso de Fresnillo era predecible que también lo hiciera. Por eso los ataques en su contra tendrían que tener un trasfondo político y las divisiones entre los grupos morenistas deben ser parte de ello.

Se contiene Ernesto
Según la tradición oral de la bancada de Morena, el diputado Ernesto González pretendía subirse al ring en apoyo a su madrina Soledad, aunque cuidando las formas de no atacar a Vero Díaz. Pero el legislador por Fresnillo no encontró respaldo de sus compañeros de bancada. Supo que casi todos están del lado de la súperdelegada y prefirió mantenerse tranquilo. La mayoría de los morenistas piden no politizar el tema. Hasta el mismo Murillo se ha mostrado respetuoso de las críticas en su contra. Lo que hasta el momento no ha ocurrido en el Congreso local es que se suban planteamientos para establecer pena de muerte en los delitos graves, aunque Armando Delgadillo y otros diputados no descartan que el tema pase a Parlamento Abierto, si es que pasa.

Ningún regalo
Bajo las sombras, un sector de monrealistas defiende a Chole Luévano como uno de los pilares del movimiento. Dicen que la senaduría (aunque José Narro hizo toda la chamba en la campaña) se ganó por mayoría y no se trató de ningún regalo, a diferencia de las pluris. Pero el mayor mérito que le achacan a Soledad es el sacrificio que hizo en el 2016, cuando ella dice que le robaron la elección y Judit Guerrero terminó siendo alcaldesa de la capital. Los resultados de la primera elección, que había ganado Chole, se anularon. Luego Ricardo Monreal la convenció en que ya no participara en la segunda elección. Y la contadora se disciplinó.

Insistencias de permisos
Cuenta la leyenda que hay un grupito de insistentes, incluyendo un funcionario por ahí, que buscan permisos para la construcción de nuevos fraccionamientos en la capital. Y a Karla Maldonado, secretaria de Desarrollo Urbano y Medio Ambiente en el municipio, le quisieron “meter un gol”, pero el trámite se paró en seco. El crecimiento urbano y de zonas habitacionales, alegan en el cabildo de Zacatecas, debe ser planeado y ordenado. Pero un factor que puede darle luz verde o roja a la elaboración de un proyecto es la factibilidad que le dé la JIAPAZ al suministro de agua potable. Y David Octavio García, director de la junta, ya tiene varias solicitudes pendientes.

Runrunazos
El presidente de Tlaltenango, Chava Arellano, y su equipo creen que pueden arrancarle casi medio millón de pesos a la Secretaría de Hacienda por concepto de impuestos retenidos desde el 2019. Nadie del ayuntamiento está calificado para hacer esa chamba y por eso se vieron en la necesidad de pagarle a un despacho legal que les recupere el dinero. Ese tipo de procesos contra Hacienda no es exclusivo de Tlaltenango, pues incluso también lo llevan algunas instituciones de gobierno estatal. *** Quien se atribuye el verdadero padrinazgo e inclusión a la política de Chío Moreno, alcaldesa de Juchipila, es el veterano exdiputado Ramiro Rosales, de quien ya muy pocos se acuerdan. *** Omar Téllez, alcalde de Pinos, desprecia a su contralor Sergio Morquecho, o al menos lo quiere lejos de los documentos y licitaciones. Al funcionario municipal no se le toma en cuenta para revisar las adjudicaciones de obra. Ni siquiera se entera.