¿Espejos sucios? la solución es sencilla

En ocasiones parece imposible dejarlos sin marcas o manchas.


Foto: Pixabay.

Todos los espacios de la casa son importantes al momento de limpiar, pero también hay objetos que deben estar impecables, como los espejos.

Una vez que se barre, trapea y sacude, es importante limpiar los espejos. En ocasiones parece imposible dejarlos sin marcas o manchas.

El vinagre es la solución, este solvente nos podrá ayudar, debe usarse en pequeñas cantidades, no en exceso.

Es necesario preparar un líquido especial para dejar los espejos relucientes y sin manchas, y para ello necesitaremos:

  • Una taza de vinagre blanco
  • Dos tazas de agua tibia
  • Un rociador

Una vez que tengamos todos los ingredientes, debemos mezclarlos y comenzar a rociar suavemente y con cuidado cada una de las superficies a limpiar. Y en caso de que tengan exceso de polvo, será necesario pasar previamente una servilleta o papel periódico.

Al colocar la mezcla con vinagre en el vidrio, utilizar un trapo de microfibra o de tela que no deje pelusas y frotarlo en un solo sentido, es lo ideal.

Finalmente. hay que secar con toallas absorbentes o papel higiénico procurando no dejar residuos en los espejos.

Los espejos quedarán impecables y sin manchas. El vinagre es una sustancia abrasiva leve que quitará suciedad y grasa de cualquier tipo de superficie y el vidrio no será la excepción. Se recomienda no utilizar el vinagre sin diluir en agua.