Siete expresidentes del PRI que tardaron en preocuparse

Siete expresidentes nacionales del PRI y el coordinador de los 13 senadores de ese partido difundieron el viernes pasado una carta que ese mismo día le enviaron al actual presidente priista, Alejandro ‘Alito’ Moreno En su comunicado, los ocho distinguidos priistas le dicen a Alito que “No es la primera vez que atravesamos situaciones complejas, … Leer más

Eduardo Ruiz-Healy.

Siete expresidentes nacionales del PRI y el coordinador de los 13 senadores de ese partido difundieron el viernes pasado una carta que ese mismo día le enviaron al actual presidente priista, Alejandro ‘Alito’ Moreno

En su comunicado, los ocho distinguidos priistas le dicen a Alito que “No es la primera vez que atravesamos situaciones complejas, e incluso, de adversidad. Hoy, nuestro partido transita por un momento especialmente delicado, de cuya atención, evolución y solución dependerá su futuro. Es momento de sumar, de debatir y sobre todo de reflexionar, por lo que en virtud de los últimos acontecimientos que atañen a nuestro instituto político y que sin exagerar pueden ser determinantes para su futuro, como militantes comprometidos y preocupados por la fortaleza y la vigencia de nuestro Partido, le solicitamos que a la brevedad podamos tener una reunión para abordar estos temas”.

Firman la carta los expresidentes Humberto Roque Villanueva (diciembre 1996 a septiembre 1997), Beatriz Paredes Rangel (marzo 2007 a marzo 2011), Pedro Joaquín Coldwell (diciembre 2011 a noviembre de 2012), César Camacho Quiroz (diciembre 2012 a agosto 2015), Manlio Fabio Beltrones (agosto 2015 a julio 2016), Carlina Monroy del Mazo (junio y julio 2016) y Claudia Ruiz Massieu (Julio 2018 a agosto 2019). También Miguel Ángel Osorio Chon, quien fue secretario de Gobernación durante el sexenio de Enique Peña Nieto.

El hecho de que solo firmaran siete de los 18 expresidentes priistas que aún viven demuestra hasta qué punto está dividido el que fuera el principal partido político mexicano durante casi un cuarto de siglo (1929-2000).

Siguen con vida Jorge de la Vega Domínguez (octubre 1986 a diciembre 1988), Genaro Borrego Estrada (mayo 1992 a marzo 1993), Fernando Ortiz Arana (marzo 1993 a mayo 1994), Santiago Oñate Laborde (agosto 1995 a diciembre 1996), Mariano Palacios Alcocer (septiembre 1997 a marzo 1999 y agosto 2005 a marzo 2007)), José Antonio González Fernández (abril a noviembre 1999), Dulce María Sauri Riancho (diciembre 1999 a marzo 2002), Roberto Madrazo Pintado (marzo 2002 a agosto 2005), Humberto Moreira (marzo a diciembre 2011), Cristina Díaz Salazar (diciembre 2011 y diciembre 2012) y Enrique Ochoa Reza (julio 2016 a mayo 2018),

El que 11 de los 18 no firmaran la carta contradice de alguna manera lo que los firmantes anotan en ella: “Es momento de sumar”.

Es obvio que los siete no quisieron o no pudieron sumar a los otros 11. Sea lo que haya sido, eso muestra la creciente desunión que impera en las filas priistas y nada indica que dentro de ellas haya un líder capaz de unificarlas.

Los siete señalan que están preocupados por “la fortaleza y vigencia” de su partido. ¿Cuál fortaleza? ¿Cuál vigencia? Hoy el PRI solo tiene 13 de 128 senadores (10.2%), 70 de 500 diputados federales (14.0%), cuatro de 32 gobernadores (12.5) que al finalizar el año solo serán dos (6.3%). En solo un Congreso tiene mayoría calificada (16 de 25 en Coahuila) y en los demás no tiene ni la mayoría simple.

Los que firmaron la carta el viernes pasado tuvieron 33 años para preocuparse por la “fortaleza y vigencia” del PRI, cuando en 1989 perdieron la gubernatura de Baja California. No lo hicieron, ¿y ahora se preocupan?