|  

Edición
Impresa

26 de enero

26 de enero

Los anteriores cuatro aumentos de la tasa de interés no sirvieron. ¿Servirá el de ayer?

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Eduardo Ruiz-Healy.

El 1 de diciembre de 2018, día en que el presidente Andrés Manuel López Obrador asumió su cargo, la Tasa de Interés Interbancaria del Banco de México era del 8.0%. 18 días después, la Junta de Gobierno del banco central decidió incrementarla en 25 puntos base a 8.25 y ahí permaneció hasta el 15 de agosto de 2019, cuando fue reducida a 8.0% nuevamente. Esa fue la primera de 10 reducciones que llevaron a la tasa al 4.0% el 12 de febrero de este año.

Luego, a mediados del año, el 25 de junio, al ver que la inflación iba en aumento, la Junta de Gobierno, cuyo principal objetivo es evitar alzas en los precios, decidió aumentarla a 4.25%. Ese incremento fue insuficiente para evitar que cada día costaran más los bienes y servicios que en el país se consumen, como insuficientes fueron los tres subsecuentes incrementos, de 25 puntos base cada uno, el 13 de agosto, el 1 de octubre y el 11 de noviembre, que llevaron la tasa al 5.0%, el nivel en que estuvo del 25 de junio al 14 de agosto del 2020.

Y, debido a que ninguno de los incrementos recientes sirvió para frenar el alza de precios, la Junta de Gobierno decidió elevar nuevamente la tasa, esta vez en 50 puntos base, a 5.5%, la misma que rigió del 14 de mayo al 25 de junio del año pasado.

Para explicar las razones de su decisión, Banxico señaló ayer que “La inflación global siguió aumentando, presionada por los cuellos de botella en la producción, la recomposición del gasto hacia mercancías, los elevados precios de alimentos y energéticos, y la recuperación de algunos servicios… Entre los riesgos globales destacan los asociados a la pandemia, las presiones inflacionarias y los ajustes a las condiciones monetarias y financieras.

“En los mercados financieros nacionales, el tipo de cambio se depreció y las tasas de interés de mediano y largo plazo presentaron ajustes al alza, influidas por condiciones externas… Se mantiene un entorno incierto…

“Las presiones inflacionarias globales e internas continúan afectando a la inflación anual general y subyacente, que en noviembre registraron 7.37% y 5.67%, respectivamente. Las expectativas de inflación general y subyacente para 2021, 2022 y para los próximos 12 meses volvieron a incrementarse, así como las de mediano plazo…

“Los pronósticos de inflación general y subyacente se revisaron nuevamente al alza, especialmente los de 2022…

“La Junta de Gobierno evaluó la magnitud y diversidad de los choques que han afectado a la inflación y a los factores que la determinan, el riesgo de que se contamine la formación de precios y los retos por el apretamiento de las condiciones monetarias y financieras globales. Con base en ello decidió, en esta ocasión, incrementar en 50 puntos base el objetivo para la Tasa de Interés Interbancaria…”.

Para Banxico, la tasa de inflación del 3.0% se alcanzará hasta el cuarto trimestre de 2023, lo cual muchos ven difícil y hasta ilusorio, como ilusoria fue su estimación de que este año sería del 3.0% cuando en realidad será de poco más del 7.0%.

Todo parece indicar que la tasa inflacionaria de 2021 será de poco más del 7.0%, la más alta del Siglo 21, lo que demuestra que las cuatro alzas a la tasa de interés no sirvieron. Ojalá que la de ayer sí logre controlar las alzas de los precios.

Don`t copy text!