|  

Edición
Impresa

16 de enero

16 de enero

Las OCTs actúan en muchas actividades y el daño que causan es inmenso

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Eduardo Ruiz-Healy.

¿Qué daño causan las organizaciones criminales transnacionales (OCT)?

Muchísimo, indudablemente, y todos, estemos o no conscientes de ello, de alguna manera u otra le entregamos parte de nuestro dinero a alguna OCT. Por ejemplo, si un agricultor en Michoacán le paga a un extorsionador para que lo deje trabajar en paz, ese costo lo trasladará al precio en que le vende su producción al mayorista. Luego, el transportista que llevará los aguacates a alguna centra de abastos incluirá en su tarifa la cuota que le cobra una banda delincuencial para que lo deje ir de un lugar a otro con sus productos. Y así, hasta que el aguacate llegue a nuestra mesa, su precio irá aumentando por las acciones de las OCT y, también, las de los funcionarios federales, estatales y municipales que también verán la forma de arrebatarle su dinero al productos, al transportista, al mayorista y al detallista. Y así, lo mismo sucede en mayor o menor grado en la mayoría de las actividades económicas que en México son afectadas por la corrupción.

Ayer, el presidente de EEUU Joe Biden describió el daño que ocasionan la OCTs en su orden ejecutiva que creó el Consejo de los Estados Unidos sobre la Delincuencia Organizada Transnacional (United States Council on Transnational Organized Crime):

“El crimen organizado transnacional representa una amenaza directa y creciente para la salud pública, la seguridad pública y la seguridad nacional. Las organizaciones criminales transnacionales participan en una amplia gama de actividades delictivas, que incluyen el tráfico de drogas y armas, el tráfico de migrantes, la trata de personas, el delito cibernético, el robo de propiedad intelectual, el lavado de dinero, el tráfico de madera y vida silvestre, la pesca ilegal y la minería ilegal.

“Estas redes continúan expandiéndose en tamaño e influencia en los Estados Unidos y en el extranjero. Las organizaciones criminales transnacionales contribuyen directamente a decenas de miles de muertes por sobredosis de drogas en los Estados Unidos cada año y afectan negativamente a las comunidades estadounidenses y la prosperidad económica. También amenazan la seguridad nacional de los Estados Unidos al degradar la seguridad y la estabilidad de las naciones aliadas y socias, socavar el estado de derecho, fomentar la corrupción, actuar como representantes de actividades estatales hostiles, financiar directa o indirectamente a grupos insurgentes y terroristas, agotar los recursos naturales, dañar la salud humana y el medio ambiente, contribuyendo al cambio climático a través de la deforestación ilegal y la tala, y explotando y poniendo en peligro a las poblaciones vulnerables. En algunas regiones, las organizaciones criminales transnacionales ejercen capacidades similares a las de un estado, ignorando las fronteras soberanas, comprometiendo la integridad de las instituciones democráticas y amenazando la legitimidad de gobiernos frágiles, y asegurando su poder a través de la intimidación, la corrupción y la violencia”.

Estos son los daños que enumeró Biden. Al conocer las diversas actividades legales e ilegales en que actúan las OCTs tal vez más personas se darían cuenta de la magnitud del problema que representan para México y el mundo.

Don`t copy text!