|  

El tiempo - Tutiempo.net

La Unión 26

La Unión 26

Carlos López Gámez

   |  9 noviembre, 2019

De mis apuntes: Carlos López Gámez

Mucho antes de que naciera el Sindicato Minero Primero de Mayo en Fresnillo, existía la Unión de Mecánicos que se llamaba Unión 26 cuya datación es de 1934. A esta agrupación se le conocía también como Sucursal 26 y no tan solo era conformada por mecánicos al servicio de la empresa minera, la integraban otros gremios.

Lo anterior aparece en algunos apuntes elaborados por el señor Pedro Casas Torres, persona que tuvo una destacada participación tanto en la conformación del sindicalismo minero en esta población, como en otras carteras que le tocó cubrir y cumplir. En la política condujo en dos diferentes periodos la administración municipal, una como alcalde interino y otra mediante elección.

Con referencia a la historia del sindicalismo minero, la Unión 26 fue integrada por los gremios mecánicos, carpinteros, forjadores, caleros, ferrocarrileros, etc. Fue hasta 1934 cuando era presidente de la república el general Lázaro Cárdenas cuando se funda formalmente el sindicato Primero de Mayo. Al nacer el SNTMMYSRM aparece como sección 62, siendo el primer general el señor Daniel Aguayo. En la directiva aparece Casas Torres como secretario del trabajo.

En el año de 1937 don Pedro es elegido como secretario general. Su nombre vuelve a aparecer otros ejercicios como secretario, tesorero y de organización, entre otros cargos. Fue además fundador de la clínica Obrera 20 de Noviembre, a la cual ubicaríamos en la acera sur de la Plaza de Armas, donde en un tiempo estuviera la Academia Comercial del profesor J. Antonio Goitia Borjón.

Esta clínica se mudó posteriormente a la 20 de Noviembre al construirse el hospital que en principio llevaba el nombre Miguel Alemán, que luego es cambiado a Miguel Hidalgo como consecuencias de ciertas desavenencias entre el gremio minero con el entonces presidente de la república.

Al citar este día a Don Pedro Casas Torres, que en sus incursiones en lides sindicales y políticas de este mineral, es con el propósito de resaltar sus acciones que de acuerdo con nuestra percepción han sido sobresalintes y de ello lo avalan sus evidencias físicas y visibles en el presente. Fue un ciudadano ejemplar, sindicalista, comprometido con sus compañeros obreros y un presidente municipal que cumplió su función con hechos y no con palabras o poses como en el presente.

Entre otras acciones se menciona que como trabajador de la empresa minera llegó a ser el primer presidente del comité de Vigilancia en el año de 1941al fundarse la sociedad cooperativa La Azteca. El presidente del consejo de administración fue Carlos Baker. La empresa minera aportó 80 mil pesos para el edificio y mobiliario, además de 25 mil pesos adicionales para las primeras mercancías.

Como presidente munciipal en su primera aparición como provisional, en lugar del capitán Manuel Ramírez Septién, periodo comprendido del 2 de diciembre de 1944 al 31 de diciembre de 1946, realizó las siguientes obras: Escuela Morelos en la Alameda; Panteón de la Santa Cruz; Hemiciclo a Hidalgo; la estatua tuvo un costo de 31 mil pesos y pesa una tonelada; la reconstrucción del jardín Madero dotándolo de bancas y pisos de mosaico, restauración de nueve escuelas rurales y construcción del monumento a González Echeverría a iniciativa de Don Cruz Raudal.

En la segunda administración comprendida de 1950 a 1952, inician las gestiones para dotar de agua potable a la calle Nuevo León; pavimentación de la carretera a Plateros; drenaje a esta calle y la ampliación de cuatro aulas a la escuela Morelos e innumerables acciones en bien de la comunidad en general.

Indudablemente un lugar especial le corresponde a la construcción del estadio municipal Cuauhtémoc en la administración presidida por don Pedro. Esta obra considerada como monumental se erigió a la salida norte de la calle Sonora, inmuebles que por cuestiones de índole político se demolió para levantar en su lugar la Escuela Secundaria Benito Juárez.

Respecto a la escuela secundaria no existía en aquel tiempo; ninguna explicación lógica que justificara su erección en el espacio que ocupaba el espacio deportivo por la sencilla razón de que la mancha urbana citadina por cualquier punto cardinal era conformada por terrenos ejidales sin utilidad para labrantía o agostadero. Por todos rumbos abundaban extensas parcelas para edificar lo que proyectara, en este caso el plantel educativo.

Don Pedro Casas Torres llegó a Fresnillo en 1919 procedente de su tierra Aguascalientes. Se incorporó a la compañía minera como mecánico; en 1922 se le encuentra en la ciudad de Zacatecas para regresar al Mineral en 1927, finaliza su ciclo laboral el 28 de diciembre de 1968.

Cada vez que nos acercábamos a conversar con él nos recibía con amabilidad. Nos compartía recuerdos y vivencias. Nos hablaba de historias.

Comentarios

De no existir previa autorización por escrito, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos.