|  

¿La austeridad de la 4T pone en riesgo las vidas de quienes vuelan en aerolíneas mexicanas?

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Eduardo Ruiz-Healy.

La Organización de Aviación Civil Internacional (ICAO, por sus siglas en inglés) es el organismo de la ONU que analiza los problemas que enfrenta la aviación civil internacional y que promueve reglamentos y normas para la aeronáutica mundial. También emite estándares mínimos de seguridad que sus 182 Estados miembros, México incluido, deben cumplir. Para la ICAO un estándar es “cualquier especificación de características físicas, configuración, material, desempeño, personal o procedimiento, cuya aplicación uniforme se reconoce como necesaria para la seguridad o regularidad de la navegación aérea internacional”.

La Administración Federal de Aviación (FAA por sus siglas en inglés) es el organismo del gobierno de EU que regula todos los aspectos de la aviación civil en ese país.

Ayer, la FAA anunció que México “no cumple con los estándares de seguridad de la ICAO” y que por eso rebajó su calificación, de la Categoría 1 a la Categoría 2.

La FAA señaló que de octubre de 2020 a febrero de este año evaluó a la Agencia Federal de Aviación Civil (AFAC), el órgano desconcentrado de la SCT responsable de “ejecutar las medidas de seguridad, preventivas o actividades previstas en la legislación nacional e internacional, en la operación aérea del país”, y que con base en dicha evaluación “identificó varias áreas de incumplimiento de los estándares mínimos de seguridad de la ICAO”.

Explicó que una calificación de Categoría 2 significa “que las leyes o regulaciones del país carecen de los requisitos necesarios para supervisar a las compañías aéreas del país de acuerdo con las normas internacionales mínimas de seguridad, o que la autoridad de aviación civil carece de una o más áreas, como experiencia técnica, personal capacitado, mantenimiento de archivos, procedimientos de inspección o resolución de problemas de seguridad”.

Las consecuencias de la decisión son graves, ya que “si bien la nueva calificación permite a las compañías aéreas mexicanas continuar el servicio existente a los EU, prohíbe cualquier servicio y rutas nuevas. Las aerolíneas estadounidenses ya no podrán comercializar y vender boletos con sus nombres y códigos de designación en vuelos operados por México. La FAA aumentará su escrutinio de los vuelos de las aerolíneas mexicanas a Estados Unidos”.

La FAA dijo que “está totalmente comprometida a ayudar a la autoridad aeronáutica mexicana a mejorar su sistema de supervisión de la seguridad operacional a un nivel que cumpla con los estándares de la ICAO (…) brindar experiencia y recursos en apoyo de los esfuerzos continuos de la AFAC para resolver los problemas identificados en el proceso de Evaluación de la Seguridad de la Aviación Internacional (IASA)”.

Al quedar dentro de la Categoría 2, México está ahora a la altura de Bangladesh, Curazao, Ghana, Malasia, varios países caribeños, Pakistán, Tailandia y Venezuela.

El presidente Andrés Manuel López Obrador rechazó ayer la determinación de la FAA y quiso politizar el asunto diciendo que lo que busca el gobierno de EEUU es beneficiar a las aerolíneas de ese país. Sin embargo, debemos preguntarnos si sus medidas de austeridad afectaron la operación y eficiencia de la AFAC y si estas ponen en riesgo las vidas de los pasajeros de las aerolíneas mexicanas.

Don`t copy text!