|  

Gentrificación

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Ricardo González.

La gentrificación es el proceso mediante el que expulsan a los más pobres de las ciudades a los márgenes de las mismas.

El concepto lo creó Ruth Glass en 1964; ella utilizó por primera vez este término para describir el proceso de cambio social en un barrio de Londres.

La gentrificación comienza cuando un grupo de personas de cierto nivel económico descubren un barrio de gente pobre, a pesar de estar degradado y depreciado comercialmente.

Dicho barrio ofrece una buena relación entre la calidad y el precio y deciden instalarse en él, aprovechando las oportunidades de compras de los costos, suelen estar situados cerca del centro de la ciudad.

En el caso del sur de Zacatecas, específicamente Jalpa, este proceso lleva años dándose pero con ciertas diferencias: los migrantes.

Nuestros hermanos en Estados Unidos tienen una capacidad adquisitiva superior a la media en nuestro municipio, lo cual hace casi imposible competir con ellos.

Adquirir un terreno o una casa dentro de la mancha urbana de Jalpa es casi imposible, ya que están cotizados en dólares y superan por mucho el valor catastral.

Claro que sería necesario un estudio riguroso sobre este proceso para poder medir los efectos que ha dejado en el municipio a lo largo de los años; sin embargo, sirve como ejemplo de un proceso.

Jalpa no es un caso extraordinario, al contrario, se suma a la gentrificación que han vivido ciudades como México, Barcelona, Madrid, Londres, Nueva York, Mérida. Aunque el ingrediente de los migrantes hace que sea un caso diferente.

En otros países han surgido reglamentaciones que buscan detener o hacer más lento este proceso, como en el barrio de Triana en Sevilla, donde los habitantes originales reciben un apoyo económico para solventar el aumento de los costos de la vida diaria.

El turismo es otro factor que interfiere en este proceso, ya que más que un espacio urbano, se dedica a hospedar personas y aumenta el costo de las rentas o de la tierra.

En la ciudad de Zacatecas se está viviendo éste proceso, donde buena parte del centro ahora son sólo hoteles o comercios, cuadras completas donde no vive un alma.

Precios altísimos que sumados a la declaratoria de patrimonio de la humanidad hacen imposible adquirir un inmueble en buena parte del casco histórico.

Hemos normalizado tanto la libertad para hacer negocios que perdemos de vista los derechos humanos en los cuales se contempla una vida digna, en paz y con posibilidades de desarrollo.

Sirva este pequeño texto para comenzar a cambiar nuestra realidad, debido a que los problemas no existen si alguien no nos hace notar que lo que hacemos cotidianamente no está bien, rompamos paradigmas.

Don`t copy text!