|  

“En-cuesta” y Punto Final

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Pablo Torres Corpus
Pablo Torres Corpus.

Durante los más de quince años que he tenido el gusto y el honor de colaborar en Imagen, se ha vuelto casi tradición en periodo campañas publicar alguna opinión referente a las encuestas y sondeos que, independiente de las preferencias nos inundan y buscan generar percepciones.

Por eso vale la pena hacer un breve repaso: aunque en el diccionario sondeo y encuesta son lo mismo, en el argot estadístico y periodístico diferencian perfectamente encuesta y sondeo.

Se identifica sondeo como una serie de entrevistas o preguntas breves que al azar se hace a la población abierta, sobre determinado tema y sin marco o método científico. Este ejercicio es común entre los comunicadores que hacen crónica o reportaje.

El sondeo periodístico es una herramienta plenamente valida que sirve para reforzar o dar pluralidad a notas o reportajes. Pero no es una herramienta confiable de medición.

Adicionalmente el periodismo serio, aclara cuando se trata de encuesta o sondeo sin tratar de confundir o engañar.

Mientras, encuesta es una medición estadística que por medio de muestreos (selección de grupos o personas representativas) realiza cuestionarios para conocer el sentir u opinión de cierto grupo respecto a un determinado evento o persona.

La encuesta es un trabajo científico que requiere una excelente planeación una ejecución al pie de la letra y una medición especializada.

Hoy, las encuestas son descalificadas y están subestimadas, pero créanme que no es por el trabajo de los encuestadores serios, que hacen de estas mediciones un trabajo científico.

Las encuestas son poco apreciadas por la bola de pillos que venden halagos hechos número como encuestas. Personas o candidatos que no les importa hipotecar su nombre o prestigio con tal de cobrar.

Y si no les importa su reputación, mucho menos les importará hacer y seguir un marco metodológico o hacer auditoría a sus resultados.

Desgraciadamente, en la descalificación a los mercenarios de la estadística y marketing incluyen también a los actuarios y matemáticos honestos que hacen encuestas serias.

Lo bueno es que hoy podemos distinguir cribar encuestas sin marco metodológico o ficha técnica y sobre todo, podemos comparar ejercicios pasados.

La historia reciente nos da la oportunidad de comparar, verificar o simplemente corroborar las encuestas, encuestadores, sondeos y sondeadores.

Punto Final

La pasión es buena pólvora, pero pésima leña.

Don`t copy text!