|  

El día del maestro

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Jaime Santoyo Castro.

Escribo estas líneas en el día dedicado a los Maestros, en recuerdo de todos aquellos conductores sociales que marcaron nuestras vidas y la orientaron hacia un camino de respeto, de trabajo, honestidad, dedicación, disciplina y de valores cívicos y morales, para forjarnos como miembros de la sociedad.

No debemos olvidar que el conglomerado social vive dentro de un entramado de intereses y aspiraciones personales tan variados y distintos, pero enlazados por el común deseo de vivir en paz, en armonía y con bienestar, y en gran medida este deseo se ha cumplido gracias a la labor de los maestros, que desde las aulas impulsaron la cultura del esfuerzo como clave para el éxito.

Así, bajo esta mística, el Maestro se volvió un muy valioso instrumento del cambio social hacia la modernidad, como un sembrador de ideas, un incentivador del progreso, un motivador de lucha e incansable educador, pero todo con una enorme emoción e identidad nacional, induciendo el respeto a la familia y al orden social, marcando la diferencia entre el resultado de andar por el sendero del esfuerzo y el trabajo dentro de la legalidad, y andar por el camino de la vida fácil o la ilegalidad.

Importante misión la del Maestro, que debemos recordar y volverle a dar la dimensión que realmente tiene y hoy tanta falta hace.

Los Maestros han ayudado a consolidar la democracia y la justicia.

La mística con la que el maestro iba realizando su labor es digna de reconocer, pues no había horario, ni días de descanso, ni límites en el tiempo para forjar no sólo a la niñez y a la juventud, sino a toda la sociedad, porque el Maestro se convirtió en un ejemplo a seguir, que lamentablemente en algunos casos hoy no podemos presumir.

Los zacatecanos recordamos con mucho cariño a quienes fueron nuestros maestros, y yo menciono a algunos de ellos de la Primaria González Ortega: Juanita Barbosa,

Esther Gutiérrez Jáuregui, José Arellano Rosales, Pascual Tovar Gutiérrez, Gonzalo Fernández Bañuelos y Ana Ma. Ixta de Berúmen. A todos ellos, mi agradecimiento. ¡Feliz día del Maestro

Don`t copy text!