|  

Edición
Impresa

22 de octubre

22 de octubre

El caso Michoacán

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Víctor Manuel Silva Galaviz.

El martes 13 de abril del presente año el gobernador de Michoacán, Silvano Aureoles Conejo, agredió al empujar a un maestro de la Sección XVIII-CNTE que realizaba una protesta, fue durante la visita que hizo el mandatario estatal al municipio de Aguililla donde Fernando Padilla gritaba con una cartulina que decía: “Quiero vivir libre en mi pueblo de Aguililla, Michoacán”, en el video de la agresión  el maestro está acompañado de un niño que al ver lo que sucede intenta huir, él también trae  una cartulina con el mensaje “Soy un niño, ya no más violencia en Aguililla, Michoacán”.

Tras dicha agresión, el docente denunció públicamente su temor por su integridad y la de su familia. Por su parte, el gobernador dijo que se trataba de un halcón y que lo había agredido porque defendía al pueblo de Michoacán. En los días posteriores circulo en redes la versión que había desaparecido este maestro a lo que fue desmentido por la CNTE y el Párroco.

 Después el pasado 16 de agosto, el aún gobernador de Michoacán, le concedió una entrevista vía videollamada al periodista Jorge Ramos y a la pregunta expresa sobre por qué agredió a un maestro que hacia los mismo que Silvano ha realizado hasta en el extranjero, este le responde: “Lo hice por qué me ofendió, por el hecho que haya ofendido a mi madre, que además la tengo enferma… padece de cáncer” de ahí se despotrica  contra las acciones y dichos del Presidente evadiendo toda responsabilidad.

Mientras tanto el ciclo escolar 2021-22 no ha iniciado en mil 500 escuelas del nivel básico, debido al retraso en el pago de ambas quincenas de agosto a 28 mil docentes y demás personal educativo con plaza estatal.

El Secretario de Educación Estatal, Héctor Ayala Morales, dijo en entrevista  que se requieren 9 mil millones de pesos anuales para el pago de estas plazas estatales en consecuencia más de un  millón de estudiantes de nivel básico permanecerán sin clases presenciales, ni a distancia ya que  los profesores  han asegurado que no darán clases –independientemente de la pandemia– hasta que reciban su pago, ya que para subsistir se han visto orillados a pedir prestado u ofrecer clases de regulación a falta de ahorros por el retiro de prestaciones y bonos. Incluso algunos padres de familia, a través de mensajes de WhatsApp, han manifestado su apoyo.

Los mal pensados refieren que todo esto es con alevosía para dejarle este problema a la administración estatal entrante.

La Mtra. Defina no se ha pronunciado al respecto, pero vale la pena recordar lo que expreso el pasado 25 de junio:

«Por instrucciones del Presidente de la República, se siguió cubriendo el salario y prestaciones del personal educativo durante toda la pandemia»

Don`t copy text!