|  

El tiempo - Tutiempo.net

Dieta pobre

Dieta pobre

Antonio Sánchez González

   |  10 enero, 2020

Dieta pobre

La mala alimentación es un factor en una de cada cinco muertes en todo el mundo, según el estudio médico más complejo jamás realizado sobre el tema.

Según pensamos los médicos que ejercemos medicina occidental, millones de personas están comiendo el tipo equivocado de alimentos para conseguirse buena salud. Comer una dieta baja en cereales integrales, frutas, frutos secos y semillas y aceites de pescado y alta en sal aumenta el riesgo de una muerte temprana, según los contundentes datos del enorme y continuo estudio Global Burden of Disease del Institute for Health Metrics and Evaluation con sede en Seattle.

El estudio recopila datos de todos los países del mundo y hace estimaciones informadas donde hay lagunas y ha publicado periódicamente informes sobre la esperanza de vida, las causas y los factores de riesgo de muerte y enfermedad en las revistas médicas más prestigiadas del mundo. En ellos se da cuenta de que, efectivamente, la gente vive más tiempo: la esperanza de vida en 2016 en todo el mundo fue de 75,3 años para las mujeres y 69,8 para los hombres. Japón tiene la esperanza de vida más alta con 84 años y la República Centroafricana tiene la más baja expectativa con poco más de 50.

Entre todos sus datos, se puede asegurar que la dieta es el segundo factor de riesgo más alto para la muerte prematura después de fumar. Otros factores de riesgo alto son los que se relacionan con tener glucosa alta en la sangre: diabetes, presión arterial alta (el factor metabólico más peligroso), alto índice de masa corporal, que es una medida de la obesidad, y colesterol total alto. Todos estos pueden estar relacionados con comer los alimentos equivocados, aunque también hay otras causas.

Comer de manera malsana es uno de los grandes problemas del mundo y está empeorando. Si bien, la obesidad llama la atención de los políticos y los responsables de los programas de salud, es evidente que los responsables políticos no están centrados en el área de la dieta y la salud como debían estar.

El problema es a menudo visto como la propagación de las dietas occidentales, tomando el relevo de los alimentos tradicionales en el mundo en desarrollo. Pero no es tan simple: comer fruta tiene muchos beneficios para la salud, pero sólo las personas muy ricas en el mundo comen mucha fruta, con algunas excepciones.

Según la misma base de datos, las bebidas azucaradas son absolutamente perjudiciales para la salud, pero comer mucha carne roja no significa un riesgo tan grande para la salud como no comer cereales integrales. A partir de estudios de esta naturaleza empieza a ser posible distinguir cuáles son los compuestos saludables y protectores en las dietas de diversos grupos del mundo.

Los estudios muestran la rapidez con la que los hábitos de alimentación perniciosos y las enfermedades relacionadas con la obesidad se están extendiendo por todo el mundo. No parece que la gente se esté dando cuenta de la rapidez de los cambios del mapa epidemiológico mundial hacia uno en el que predominan las enfermedades no transmisibles, como el cáncer, las enfermedades cardíacas, los accidentes cerebrovasculares y las enfermedades que vienen con el desarrollo, en particular relacionadas con la mala alimentación. En mi opinión, los números son bastante impactantes.

Durante la última década, la humanidad ha logrado progresos sustanciales en la reducción de las tasas de mortalidad de algunas de las dolencias más perniciosas del mundo, como la mortalidad en menores de cinco años y el paludismo. La gente vive más tiempo, sí, pero vive más años en mal estado de salud. La obesidad es una de las principales razones. Tampoco perdamos de vista que más de mil millones de personas en todo el mundo viven con trastornos de salud mental y abusan de sustancias.

Comentarios

De no existir previa autorización por escrito, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos.