|  

El tiempo - Tutiempo.net

Del corazón de las mujeres

Del corazón de las mujeres

Antonio Sánchez González

   |  25 octubre, 2019

Del corazón de las mujeres

Un estudio publicado en la revista Circulation de la American Heart Association en 2010, encontró que sólo el 13% de las mujeres creían que las enfermedades cardíacas eran las que les significaban el mayor riesgo para su salud personal.

A menudo se considera que las enfermedades cardiovasculares son un problema que afecta a los hombres. Pero la realidad es que las enfermedades cardíacas son la principal causa de muerte para hombres y mujeres, por igual, en los países occidentales, incluido el nuestro. A pesar de las campañas masivas de concienciación, muchas mujeres no saben si están en riesgo de desarrollar o morir de una de estas dolencias. Desde 1984, han muerto más mujeres que hombres de enfermedades del corazón.

Aunque las mujeres y los hombres tienen el mismo riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares, las mujeres mueren más a menudo que los hombres, por ejemplo, cuando tienen ataques cardíacos, pero, a pesar de ello persiste una perniciosa percepción de que las enfermedades cardíacas no ocurren en las mujeres.

La razón de la mayor tasa de mortalidad entre las mujeres es multifacética, pero puede deberse en parte a que en las mujeres los diagnósticos de enfermedad cardíaca se hacen más tarde que en los hombres. Los estudios epidemiológicos muestran que en el pasado y en muchos países, las mujeres eran menos propensas a ser referidas para pruebas funcionales y diagnósticas del aparato cardiovascular que los hombres, situación que todavía prevalece en países como México y los Estados Unidos. Este poco reconocimiento de enfermedades cardíacas ha llevado a un tratamiento menos agresivo.

Aunque muchos factores de riesgo de enfermedades cardíacas, como la presión arterial alta, el colesterol alto y la obesidad, afectan por igual a mujeres y hombres, otros factores pueden aumentar las probabilidades de que la mujer desarrolle enfermedades cardiovasculares. Condiciones como la diabetes, la depresión y el tabaquismo ponen a las mujeres en mayor riesgo de padecer enfermedades del corazón que a los hombres. Las mujeres con patologías autoinmunes, como la artritis reumatoide o el lupus, también pueden tener un mayor riesgo de padecer este tipo de patologías. Además, las afecciones específicas de género como la menopausia y las complicaciones relacionadas con el embarazo, como la preeclampsia (presión arterial alta inducida por el embarazo) y la diabetes gestacional pueden aumentar el riesgo de padecer dolencias cardíacas.

Afortunadamente, las mujeres pueden tomar medidas para entender mejor sus signos y síntomas de enfermedades cardíacas y cómo reducir su riesgo de adquirir cardiopatía. El ochenta por ciento del riesgo cardiovascular puede ser abatido con cambios de hábitos. Además de tomar decisiones de salud sensatas como no fumar, comer sano, hacer ejercicio y mantener un índice de masa corporal saludable, las mujeres necesitan hablar con sus médicos sobre su salud cardíaca sin importar si piensan que están en riesgo o no, y aunque las guías mexicanas de diagnóstico y tratamiento de enfermedad cardiovascular no lo prevén así, hay quien aconseja que las mujeres se revisen el colesterol y la glucosa anualmente.

Es beneficioso para las mujeres ir a un centro que se centra en los problemas cardiovasculares que afectan a las mujeres. Las mujeres que tienen una preocupación acerca de su salud del corazón deberían tener disponibles programas de detección previstos por los sistemas de salud del estado, porque está demostrado que las capacidades de detección que se adquieren con estos programas pueden no ser alcanzado en el mismo grado en la comunidad médica en general. Por ello, también, a la inversa, la sociedad en general debe poner atención especial en la salud cardiovascular de las mujeres.

Comentarios

De no existir previa autorización por escrito, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos.