|  

Edición
Impresa

23 de octubre

Imagen Zacatecas edición del 23 de octubre de 2021

De ese tamaño son

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

La combinación de diversas crisis que enfrentamos en la actualidad deja entrever las enormes dificultades que conlleva la responsabilidad de gobernar. Lo mismo un municipio, un estado o toda una nación, la tarea de dirigir y encauzar sus destinos es por demás compleja y exigente; casi como ninguna otra. Por eso, resulta indispensable la preparación y profesionalización de quienes aspiran a gobernar (y no se diga de quienes ya lo hacen).

Hoy podemos ver cómo han manejado la difícil situación los diversos gobiernos en México y en el mundo. Y aunque es demasiado pronto para ver con claridad los resultados obtenidos, sí es posible distinguir quiénes se han tomado de manera más seria la contingencia y a quienes les está quedando enorme el puesto.

Podemos identificar criterios puntuales para valorar la actuación gubernamental hasta el momento.

Un primero es la prontitud con la que se reaccionó y se comenzaron a implementar medidas. La pertinencia y viabilidad de esas acciones es también otro criterio que debe sopesarse en función de la capacidad para atender de forma simultánea dos asuntos aparte opuestos: la salud y la economía. Un siguiente criterio es la capacidad para crear grandes consensos y sumar voluntades de los múltiples sectores de la población. Liderar con el ejemplo, siendo siempre el primero en acatar las restricciones impuestas para contribuir a generar consciencia entre la población es, también, un aspecto a valorar.

Están, por supuesto, aquellas cuestiones básicas, que son totalmente obligatorias en nuestro tiempo, como lo son la transparencia; la puntual rendición de cuentas; el respeto a las garantías individuales -a sabiendas de que, de todas formas salen lastimadas por las restricciones- y el apego al Estado de derecho.

Sobra decir el gobierno de qué país simplemente está reprobado al fracasar en cada uno de los criterios que acabo de mencionar. Pero incluso hay algo peor que el simple incumplimiento del deber y es haber aprovechado el momento para hacer modificaciones a la ley -o intentar hacerlas- y lanzar decretos a todas luces contrarios al bienestar nacional. De ese tamaño son.

*Centro de Colaboraciones

Don`t copy text!