|  

Edición
Impresa

08 de diciembre

08 de diciembre

Culpar a los vecinos

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Jaime Santoyo Castro.

Desde hace tiempo, los zacatecanos venimos siendo lastimados particularmente por declaraciones irresponsables de las autoridades de las entidades vecinas, que lejos de atender a su compromiso para atenuar las causas y efectos de la inseguridad y actividad delictiva en los territorios que gobiernan, de forma ligera afirman que los delincuentes proceden de Zacatecas y hasta hablan de blindar sus fronteras. Émulos de Trump como son, sólo falta que quieran levanten un muro.

 

Vaya manera fácil de salir del atolladero¡¡¡ lavarse las manos culpando a los demás de sus incapacidades y fracasos no es buena forma de gobernar.

 

Quien afirma debe probar, y me parece que quienes atribuyen origen zacatecano a los delincuentes de un estado vecino, deben tener información precisa de los domicilios de estos, y quizá sepan también sus nombres, lo que sería interesante que revelaran, pues eso contribuiría a disminuir sus pesares. Como se dice en el argot procesal: “les resulta cita”, así es que bien harían los fiscales y jueces del conocimiento de cada caso criminal, llamándolos a declarar.

 

Pero no sólo nos pasa a los zacatecanos con los gobernadores de Aguascalientes y Durango. Lo mismo le sucede a los Jaliscienses, que son acusados ahora por el Gobernador de Michoacán, y a los Tamaulipecos con autoridades de Nuevo León. Parece que es moda culpar a los vecinos, aunque debemos tener cuidado y parar ese tipo de afirmaciones que no sólo no contribuyen a resolver el grave problema de inseguridad, sino que pueden incentivar guerras intestinas entre mexicanos de una entidad con otra y que a su vez esto se reproduzca entre municipios.

 

En Aguascalientes y Durango viven muchos zacatecanos, y existen muchos nexos comerciales y de amistad; hay una relación fraterna con la gente de ambas entidades. Muchos zacatecanos acudimos a esas entidades con frecuencia con motivos lícitos, y nos ofende que con esas expresiones nos descalifiquen. Los zacatecanos a través de los años hemos dejado constancia de ser gente de bien, trabajadores y honestos, en el campo y en las ciudades de México, de Estados Unidos y de otras partes del mundo. No somos defensores ni exportadores de delincuentes. Somos mexicanos y como tales merecemos respeto. Saludos a los amigos de Aguascalientes y Durango.

Don`t copy text!