|  

Edición
Impresa

16 de enero

16 de enero

Cuento de año nuevo

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Jaime Santoyo Castro.

Este 31 de diciembre acudí con mi esposa a recibir el año nuevo en casa del buen amigo periodista Don Gilberto González Berúmen, y disfrutamos de una velada espléndida, pues además de una rica cena preparada por Doña Esther su esposa, disfrutamos de música, poesías y leyendas; un magnífico modo jerezano de recibir el año. Entre otras cosas, contaron algo que me pareció interesante, porque tiene que ver con el tiempo y el olvido.

Platicaron que hay una manera de lograr que el año que comienza cumpla casi todos nuestros sueños, y aseguran que el tiempo nace y envejece y reencarna cada año y vive bajo el nombre que le asignamos y dicen que en el último instante del 31 de diciembre, coinciden sólo por un segundo la personificación del año nuevo, como un niño, y del viejo, como un anciano y cuando se cruzan, el que se va sólo tiene un momento para aconsejar al pequeño que llega.

Según esa tradición, hay un modo de lograr que desde el 1 de enero nuestro tiempo nos regale vivencias maravillosas y momentos felices, ayudamos al tiempo a permanecer entre nosotros, y sólo basta con adquirir un frasco de cristal antes de que acabe el año, en el que se guardarán uno a uno los recuerdos maravillosos de felicidad que el año nuevo nos regale.

Cada cosa digna de ser recordada, será escrita en un papel y colocado en el frasco para nunca olvidar que ese año nos regaló uno o muchos acontecimientos maravillosos y si es cierto lo que cuenta esa leyenda, cuando el año viejo y el nuevo se crucen, el que nos deja le dirá al recién llegado que no se preocupe por el tiempo, pues los días felices que nos depare serán eternos, y se guardarán en un frasco de cristal con su nombre, donde quedarán para siempre.

La leyenda concluye que antes de las doce y tomar las uvas se debe meter el primer papel con el nombre de nuestro año nuevo y se dice en voz alta el conjuro: “A lo malo… olvido y el recuerdo alegre al futuro… vivo”

Con ese conjuro se concede la inmortalidad a todos los días y vivencias buenas que nos depare el año.
Les deseo… ¡Muchos “papelitos de felicidad” en 2022!

Don`t copy text!