|  

Edición
Impresa

27 de septiembre

27 de septiembre

Con… Ciencia Religión… (I)

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Opinión.

Muchos lectores de esta columna me han comentado que en mis anteriores artículos solamente hago referencia a la perspectiva evolucionista de nuestra especie. Tienen mucha razón, para entender por qué los seres humanos habitamos este planeta, existen varias explicaciones. El pensamiento religioso espiritual, adquiere relevancia cuando se trata de explicar nuestra existencia, siempre ha estado presente en el imaginario humano.

Aunque no existe un acuerdo científico para hacer referencia precisa al concepto de religión, una buena aproximación puede considerar a la religión como un conjunto de experiencias, significados, convicciones y creencias de un grupo, a través de los cuales sus integrantes buscan autotrascendencia y relación con Dios.

La evidencia de un comportamiento religioso en los primeros Homos Sapiens son las sepulturas intencionales; los objetos que se colocaban junto al difunto representan una de las primeras maneras para detectar prácticas religiosas ya que pueden significar la preocupación porque el fallecido trascienda a la vida diaria. De esta manera, la conducta religiosa estaba ya presente en los humanos de la prehistoria que vivieron antes de los movimientos migratorios fuera de África hace aproximadamente unos 60,000 años.

Así, la religión ha sido compañera inseparable de nuestra evolución. En este sentido religioso, los seres humanos hemos creado narrativas, símbolos e historias sagradas que de alguna manera intentan explicar el sentido de la vida, así como el origen de la vida y el universo. Y es a partir de estas creencias religiosas sobre el cosmos y la naturaleza humana, que la conducta humana se sustenta en una moral, en una ética, en leyes religiosas o en un estilo de vida.

Pertenecer a una religión implica practicar ritos, conmemoraciones o veneraciones a un Dios (en algunas religiones a varios Dioses) festivales, trances, iniciaciones, oficios funerarios, meditación, oración, oficios matrimoniales, música, arte, servicio comunitario entre otras tantas actividades de la cultura humana.

Sin embargo, la complejidad humana ha hecho que los principios de una religión se interpreten de diversa manera, y así es que hoy las prácticas religiosas tengan diferentes versiones aún y cuando procedan de la misma doctrina religiosa.

[email protected]

Don`t copy text!