Para que te paguen lo que te deben

Para que te paguen lo que te deben, un sencillo ritual nos puede ayudar a recuperar el dinero.


Para que te paguen lo que te deben, un sencillo ritual nos puede ayudar a recuperar el dinero que prestamos o si necesitamos que nos paguen una deuda pendiente.

¿Qué necesitas para el ritual?

Los materiales a usar son los siguientes:

 

  • Un plato blanco.
  • Sal marina, gruesa o del Himalaya.
  • Una caja pequeña de madera.
  • Papel y bolígrafo de tinta roja o negra.
  • Pimienta molida.
  • Una barra de plastilina
Este hechizo es para que te paguen lo que te deben. |Foto: Cortesía

Antes de comenzar, debes tener en cuenta que el ritual es laborioso, por lo que requieres tiempo y paciencia para hacerlo. Es recomendable realizarlo cuando la Luna esté llena o cuarto creciente y no importa la hora del día, ya que es un ritual de magia blanca.

El primer paso es moldear un muñeco de plastilina, debe tener cabeza, tronco y extremidades. Después escribe con el bolígrafo en el papel

“Atormentado estaré hasta que devuelva el dinero a ti (pon tu nombre y apellidos)”.

Mientras lo haces, recuerda que no estás haciendo nada malo, pues únicamente deseas que regrese a ti lo que tanto trabajo te costó conseguir.

Dobla el papel lo más pequeño que puedas y mételo en la cabeza del muñeco. Es recomendable hacer un agujero con una cuchara, incrustar el papel y rellenarlo con la plastilina, de manera que no se vea. Si conoces el nombre de la persona que te debe, escríbelo en la espalda del muñeco con un palillo o lápiz.

Coloca el muñeco en la cajita de madera y entiérralo por completo con sal. Al final espolvorea con un poco de pimienta. La sal actúa como mensajera y anula toda excusa o motivo por el que no te pague, mientras que la pimienta lo hará sentir inquieto por su deuda.

Cierra la caja, sitúa tu mano derecha encima de la caja y reza la siguiente oración:

“En el nombre del Todopoderoso y por la acción del arcángel San Miguel, que la injusticia desaparezca, que el dinero regrese a mí, que atormentado quede hasta que me lo devuelva a mí, que así sea, así es y así será. Amén”.

Esconde la caja en un lugar oscuro en tu hogar y déjala ahí hasta que recuperes por completo el dinero prestado.