El Runrún: "Ni me bajo ni me obsesiono", dice Carlos Peña - Imagen Zacatecas

  |  

El tiempo - Tutiempo.net

El Runrún: “Ni me bajo ni me obsesiono”, dice Carlos Peña

El Runrún: “Ni me bajo ni me obsesiono”, dice Carlos Peña

Alejandro Wong

   |  16 julio, 2020

Carlos Peña, director del IZEA, y Miguel Torres, presidente de Villanueva.

Carlos Peña quiere ser gobernador. Se mantiene como uno de los cuatro aspirantes a la candidatura a gobernador por el PRI, pero su prioridad por ahora es ayudar en la administración de Tello, como director del IZEA o en alguna secretaría en la que decían podría llegar. “Ni me bajo ni me obsesiono”, dice el exalcalde de la capital. Y respecto al grupo que lo promovía como dirigente del PRI aclara que tiene buena relación con Gustavo Uribe, el dirigente actual, y lo que todos los priístas deben hacer es promover la unidad. Esta semana, Peña y el alcalde de Villanueva, Miguel Torres, se reunieron. Ambos coinciden en que se le puede ganar a Morena si se logra capitalizar el voto de todas aquellas personas que no están de acuerdo con la forma de gobernar del presidente Andrés Manuel López Obrador, por la desaparición de programas como el Prospera, y las promesas de crecimiento económico que no se han cumplido.

Investigan al subdelegado
El equipo de la súperdelegada Verónica Díaz inició una investigación interna por presuntas anomalías en las que incurrió el subdelegado en Río Grande, Jaime Esquivel. Pero este, se dice tranquilo y libre de toda culpa. De los presuntos enjuagues para imponer a un contratista de su contentillo en el programa La Escuela es Nuestra, lo atribuye a grillas de exservidores de la nación. Lo mismo piensa de las acusaciones contra su pareja Mayela Garay, la servidora de la nación que presuntamente pidió moche. Ella asegura que es inocente y hasta piensa en demandar penalmente a quien señale lo contrario. A ver cómo resultan las investigaciones.

Falta de autoridad
La principal queja contra los burócratas que no quieren estar encerrados en su casa, habría llegado del alcalde de Calera, Reynaldo Delgadillo, para su mentor el diputado local Pedro Martínez. Cuenta la leyenda que hay burócratas que comienzan a cuestionar la autoridad de Reynaldo, algunos incluso creyéndose protegidos por el mismo Pedro. Y ahí surgió la idea del diputado panista de hacer un llamado a los tres poderes para que los burócratas, bajo amenaza de despido, respeten las medidas de aislamiento para prevenir el Covid-19. Ese planteamiento será lo más cerca que Pedro esté de gobernar al estado, si es que le hacen caso.

La piedrita de la SSZ
Quien solo ve por sus intereses personales y de su grupito, es la diputada local Karla Dejanira Valdez. Con pandemia o sin pandemia, se ha convertido en una piedrita en el zapato para el propio gobernador Tello y la Secretaría de Salud. Y es que durante su paso por la Legislatura, la legisladora solo ha buscado satisfacer espacios e intereses, bajo las órdenes de su dirigente Norma Castorena. Su desempeño legislativo ha pasado quizá a un cuarto o quinto término, pues al igual que muchos de sus compañeros ha estado más interesada en recibir que dar. Por eso, no hay méritos para hablar de una posible reelección.

Los seguros
Ante tantas grillas entre los operadores del D-21, en los incuestionables para el fresnillense están Rafael Llamas, el alcalde de Guadalupe Julio César Chávez, quienes se han mantenido en cierta forma neutrales entre los pleitos internos. El clan Méndez, en el que uno de sus hijos Tito es director de Desarrollo Rural en Guadalupe, ya sueñan con su oficina en la Secampo. Si acaso se llegar a cumplir su plan, la dependencia estaría a cargo de Chuy Padilla.

Runrunazos
Mucho valor y coraje debió tener el alcalde de Morelos, Eduardo Duque Torres, para exponer sus habilidades matemáticas. Al tratar de informar el número de casos activos del Covid-19, con muchísima dificultad (y un intento fallido) descubrió que 9 (personas contagiadas) menos 3 (fallecimientos) son 6. “Me reborujé”, decía el edil al batallar para hacer la resta. **** Por holgazán e irresponsable, el director general Leonel Cordero, cometió el horrible pecado de cederle el timón del barco al director de Planeación, Juan García. Cuando le piden su intervención para un asunto importante, el panista responde “velo con Juan”, y este aprovecha para aumentar su poderío y cacicazgo en los colegios.  *** Con dudosas expectativas de proyección al terminar el quinquenio, en la Secretaría General de Gobierno florece la corriente del “jehuismo”, un grupito que le hace la chamba al titular en la que se incluyen Gaby Rodríguez, Vanesa Muro, Jairo Mendoza y Aarón López.

Comentarios

Don`t copy text!
Cambiar la configuración de la privacidad