El Runrún: Exdiputados le robaron al pueblo y a sucesores

Guerra entre carteles; dos detenidos por muertos de la camioneta Un fracaso, el secretario de Salud Alcaldesa de Juchipila ya dejó chambas del magisterio El próximo 28 de enero se cumplirá un año de aquella reunión de la pasada Legislatura local en la que se maquinaron los planes de aquella denominada “estafa legislativa”. El más … Leer más


Héctor Menchaca, director de Catastro y exdiputado local.

Guerra entre carteles; dos detenidos por muertos de la camioneta
Un fracaso, el secretario de Salud
Alcaldesa de Juchipila ya dejó chambas del magisterio

El próximo 28 de enero se cumplirá un año de aquella reunión de la pasada Legislatura local en la que se maquinaron los planes de aquella denominada “estafa legislativa”. El más urgido por convocar era el panista Pedro Martínez. Ellos nunca se pudieron poner de acuerdo para sacar la reforma al Issstezac, pero sí lo hicieron para repartirse el dinero. La propuesta era demasiado descarada, pero alegaron que así se venía manejando en anteriores legislaturas: 183 mil 379 pesos mensuales por cada uno de los 30 diputados “para servicios y tareas legislativas”. Nadie se opuso de los asistentes a esa reunión, entre los que estaban Martínez, Chema González, Aida Ruiz, Susana Rodríguez, Héctor Menchaca, Juan Mendoza, Mónica Borrego y Chabelita Trujillo. De hecho, a pesar de que la cantidad a ejercer (o desviar) ya era ofensiva, la ambición de los entonces diputados los hizo ir por más dinero. Llegaron al acuerdo, por unanimidad, de que en 2021, a cada legislador le tocaban 15 mil pesos de viáticos mensuales y 7 mil 500 de gastos de representación, de enero a diciembre. Eso solo era “p’a los chicles”. Para servicios y actividades legislativas se agandallaron 216 mil 561 pesos para cada uno, por cada mes de enero a julio de ese año. Luego, serían 44 mil 972 pesos para cada diputado en septiembre. El monto fue menor debido a que salían el día 7 de ese mes. Ya para los actuales diputados, se etiquetaron 59 mil 442 pesos por cada uno, y por cada mes de octubre a diciembre. Los anteriores legisladores alegaron que si sus sucesores querían, podrían extender su presupuesto para los servicios legislativos, que tuvo que representar un gasto anual de más de 52 millones de pesos. Por algo el de Zacatecas es uno de los Congresos más caros del país, tomando en cuenta el número de habitantes. Entre salario, viáticos, “herramientas” y prerrogativas, cada diputado andaba costando alrededor de 350 mil mensuales, en una entidad con grandes problemas de pobreza.

¿Sin ejercer?
Supuestamente nadie ha ejercido esos 59 mil 442 pesos de los actuales legisladores, o tienen miedo de admitirlo. Hasta hace poco diputados como Enrique Laviada y Herminio Briones negaban tener registros de pago por asesorías legislativas, con los que según Ernesto González los anteriores diputados desviaron dinero. Hay casos en los que no es difícil comprobarlo, como la iniciativa de Omar Carrera de Zacatecas Deslumbrante, presentada en 2019, pero facturada dos años después. La gente del auditor Raúl Brito sería muy miope si no detecta eso en la revisión de la cuenta pública que viene.

Entre el fuego cruzado
Aquel 6 de enero, cuando en la madrugada apareció en Plaza de Armas una camioneta Mazda con 10 cadáveres adentro, se desplegaban posteriormente patrullas de la Guardia Nacional y revisiones en helicóptero. El gobernador David Monreal presumió después que ya había detenidos. Se trata de un par de presuntos integrantes de un cartel. Entre los colaboradores del Ejecutivo, algunos vieron el terrible hallazgo como una afrenta al gobierno; otros afirman que se trata de intentos de los dos grupos por dar golpes a sus rivales y que se hagan mediáticos, escándalos. Presuntamente, el asesinato de esas 10 personas (dos mujeres y ocho hombres) fue la respuesta a ataques que había recibido el grupo de parte de sus rivales, el otro cartel rival o las fuerzas del estado, que según el presidente López Obrador ya han comenzado a dar resultados.
Hoy está previsto que el mandatario ofrezca una conferencia sobre los delicados asuntos de seguridad, y no se descarta que se aprieten algunas tuercas. Van a estar muy exigidos el fiscal Francisco Murillo y el secretario de Seguridad Pública, Adolfo Marín.
Lo de los 10 homicidios, dijo el presidente AMLO, fue una provocación, e insiste en que los asesinatos van a la baja. Habrá que ver cómo van quedando las cifras y si en los próximos meses hay disminuciones de violencia evidentes desde que Gobierno Federal anunció su plan de apoyo a Zacatecas.

Responsabilidad de cada dependencia
Desde el pasado viernes, la secretaria de Administración, Ivette Hernández López de Lara, envió un oficio a las otras dependencias para advertir que del 10 al 21 de enero “estaremos en nivel de alerta medio (amarillo)”. Se les avisa de la necesidad de mantener un control para evitar más contagios de Coronavirus, pero a la hora de programas acciones se indica que las disposiciones dependerán de cada dependencia, su número de empleados, oficinas y número de contagios.
Luego, el gobernador Monreal remató con que no se permitirán ferias ni eventos masivos, aunque podrán realizarse bautizos, bodas y otras fiestas siempre que tengan más de 50 asistentes y tengan aprobación de las autoridades.
En este momento, la más reciente oleada de Coronavirus puede ser el problema más grave para el estado, después de la inseguridad. Con más de 2 mil 500 contagios en lo que va de este año, irónicamente quien parece menos preocupado es el secretario de Salud, Uswaldo Pinedo. Desde su llegada al cargo, se transmitió una especie de holgazanería en aquellos encargados de monitorear y reportar los casos. La desfachatez fue tal que incluso se dejaron de enviar los reportes Covid casi todos los días, como lo hacía la secretaría en el anterior quinquenio. Pinedo tiene broncas para mantenerse y ni así ha querido dejar su representación sindical en el IMSS.
Al secretario de Salud, que hasta hace poco aparecía en el padrón de militantes del PRI, no se le han visto acciones ni ganas de marcar la diferencia en el tema de salud. Por lo pronto se esperan medidas de semiconfinamiento. Si bien la variante Omicron del Coronavirus es un problema a nivel global, en Zacatecas la Secretaría de Salud no pareció darle mucha importancia hasta que empeoró el número de contagios.

Se la deben
Cuenta la leyenda que el profe Artemio Ultreras estaría esperando una incorporación a un puesto de la Secretaría de Educación. Se lo debe, según cuentan, la titular de la dependencia Maribel Villalpando, de cuando estuvieron trabajando en las estructuras priístas. A Ultreras lo señalan como uno de los grandes maestros de Villalpando, tanto en asuntos de chamba oficial como en las grillas.
Por cierto, a menos que la estén solapando en la Seduzac, la alcaldesa de Juchipila Rocío Moreno ya pidió licencia a sus dos chambas como maestra en la secundaria técnica Xochipilli y una escuela Normal, para dedicarse ahora sí, como se debe, al 100% en su trabajo en la presidencia municipal. Chío ya le puso el ejemplo al mismo secretario de Salud.

Quiere justicia en el PT
El exrector de la UAZ, Antonio Guzmán, fue vapuleado en la elección del año pasado en el distrito local 3, pero aún sigue recorriendo comunidades de Guadalupe y haciendo proselitismo. Con algo de razón, espera que en el PT le hagan justicia. Los universitarios alegan que su principal problema es que no contendió respaldado en alianza por Morena. Si lo hubieran mandado al distrito 1, aunque él vive en la colonia Arboledas, hubiera ganado igual que Xerardo Ramírez. El Waca no le guarda rencor a El Cepillo Figueroa por haberle quitado la pluri, y está seguro que en el 2024 sí toca.

Le sacan a la austeridad
Hay otro pleito entre morenistas. No todos los colaboradores de Gil Martínez, alcalde de Tabasco, aceptan esas medidas de austeridad. En cabildo se propuso que renunciaran a un incremento del 5% por la inflación, pero la síndico Julia Hilda Contreras se negó. Curiosamente fue quien revisó más minuciosamente la nómina de todo el municipio, como queriendo aplicar una austeridad y justificando su falta de disposición a no subirse el salario.

Runrunazos
Al diputado Armando Delgadillo debió dolerle mucho que el priísta Jehú Salas le ganara la presidencia de la Comisión Permanente. El muchacho de Sombrerete sorprendió al de Nochistlán, que ha abonado a que haya división en la misma bancada de Morena. La misma coordinadora, Imelda Mauricio, pende de un hilo y su liderazgo podría ser sustituido por Violeta Cerrillo. * Llegaron tarde o no llegaron algunos rescates de gobierno estatal para ayudar a los pagos en las presidencias municipales. Mario Córdova, edil de Río Grande, aún debe una parte del aguinaldo a sus trabajadores y que ya prometió depositar el día 15. Hasta el senador José Narro, como en otros años, tuvo broncas para pagarle a los maestros de sus escuelas. * Para este miércoles, a las 10 de la mañana, el secretario de Economía Rodrigo Castañeda tiene programado un evento de vinculación laboral, en Palacio de Gobierno, para personas con capacidades diferentes. Habrá que ver si las condiciones por los riesgos de contagio del Covid permiten desarrollar esta jornada. * Como estaba previsto, Magdalena Beltrán llegó como secretaria del ayuntamiento de la capital, y parece que así será hasta el último día de la administración. El excontralor Paco Rivera, actual secretario de Planeación, anhelaba ese puesto.