Zacatecas post pandemia - Imagen Zacatecas

  |  

El tiempo - Tutiempo.net



Zacatecas post pandemia

Zacatecas post pandemia

J. Luis Medina Lizalde

   |  4 enero, 2021

José Luis Medina Lizalde

José Luis Medina Lizalde.

Esta vez el año nuevo no generó el optimismo acostumbrado, la intimidad del hogar fue el escenario predominante y las escasas muchedumbres transgresoras fueron la nota reprobatoria en el mundo, la única ventaja que el 2021 ofrece es que no nos agarra de sorpresa.

Nunca como ahora cobra tanta vigencia aquello de “pensar en lo global para actuar en lo local”. La Pandemia deja lecciones distintas a cada país. Los flancos débiles no son los mismos en Estados Unidos que en México, los gringos invierten mucho en ciencia y tecnología, aunque al subordinar el conocimiento a la lógica del mercado sufren la hecatombe que China y Cuba neutralizan con la salud pública como prioridad de estado, prioridad que México alguna vez mantuvo hasta que se  abrió el paso a la falsa modernidad neoliberal.

En lo sucesivo, nadie en su sano juicio podrá objetar que las dos más grandes prioridades del estado mexicano deberán ser la salud y la educación.

El problema es el aquí y ahora ¿Cómo atender las urgencias derivadas de la caída brutal de la actividad económica? ¿Qué hacer con la inseguridad inevitablemente agravada como efecto de la crisis económica? ¿Qué hacer desde un estado como el de Zacatecas gobernado por una clase política sin idoneidad ni para tiempos normales, mucho
menos para los de crisis?

La parte alentadora de la realidad que los mexicanos vivimos es la puesta en marcha de procesos de extraordinaria bondad social y productiva como son los de la conectividad de internet en todo el territorio nacional y la expansión gradual  a la totalidad de los municipios de los servicios bancarios, mucho hay que esperar de la nueva política de salud, del traslado al poder judicial de los litigios laborales así como de las normas que fortalecen a la base trabajadora y sobre todo, el haber plasmado en nuestra Carta Magna la obligatoriedad del estado de los programas sociales.

Lo desalentador del panorama es que Zacatecas padece a una clase política que milita en contra de estos procesos de regeneración de la vida nacional sin más motivación que la política electoral .

Anclados en el pasado

La complacencia ante la corrupción pública de los gobiernos del estado y municipales es mayor a la del promedio nacional. Entidades federativas como Aguascalientes, Chihuahua, Sonora y otras, ventilan en tribunales los indebidos ejercicios de la función pública de sus antecesores,en Zacatecas en cambio, el encubrimiento es parte del modus operandi, a grado tal que la información a la que acceden en función de su encargo la administran mediante filtraciones a los medios para “quemar” adversarios reales o potenciales o para distraer la atención pública, los miembros de esta élite gobernante no se sienten responsables de la corrupción que encubren y se solazan en las pláticas “aquí entre nos” “Si lo dices voy a negarlo”, “no digas que yo te dije”, respecto a asuntos de interés público y judicial.

Hoy los grandes pensadores declaran sobre “el mundo post pandemia” y seguramente cada país vivirá la reflexión sobre su particular destino nacional puesto que si de algo no existe duda es que el “coronavirus” marca un antes y un después en la historia del mundo, de los países, de las familias y de los individuos ¿Habrá quién reflexione en “Zacatecas post pandemia”? ¿Los gobiernos locales y municipales no deberán replantear prioridades y métodos de trabajo?

La pandemia hace tarea de vida o muerte la eliminación de la corrupción, el abaratamiento del costo de los gobiernos es deber ineludible, la reducción de los ingresos de las élites gobernantes es una impostergable medida de legitimación, amén de lo económico, la participación social en una variedad de tareas es la estrategia más eficaz
para enfrentar las crisis, sin embargo, en Zacatecas ni las acciones del gobierno ni las posturas opositoras apuntan hacia esa dirección.

El Gobierno de Tello pide renuncias del personal directivo en instituciones educativas “para cumplir compromisos políticos” y quien ordena, acata y permite no se siente corrupto, la rutina basificadora de fin de sexenio ya
está en marcha sin criterios sustentados en la racionalidad operativa, las estructuras gubernamentales ya se pusieron al servicio de la campaña electoral con el consabido despilfarro de recursos públicos muy a pesar de los cambios
en la ley para cerrarle el paso a estas prácticas que no por acostumbradas pierden su esencia delincuencial.

Vacuna ciudadana

Zacatecas cambiará de gobernantes corriendo el riesgo de que todo termine en un ”Quítate tú para ponerme yo” si en el debate electoral  no aparece la agenda post pandemia.

Nos encontramos el jueves en Recreo.

Comentarios

Don`t copy text!