|  

El tiempo - Tutiempo.net

La deslegitimación la ocasionan los propios actos, el adversario solo la capitaliza

La deslegitimación la ocasionan los propios actos, el adversario solo la capitaliza

J. Luis Medina Lizalde

   |  17 octubre, 2019

José Luis Medina Lizalde
La deslegitimación la ocasionan los propios actos, el adversario solo la capitaliza

Menospreciar la legitimidad en política es apostar por dictaduras y corrupción, la historia lo enseña.

Los bastiones de poder sobrevivientes identificados con el pasado régimen no valoran la legitimidad porque son fruto de un sistema que la había extraviado. El cambio de régimen no culminará mientras no acepten las nuevas reglas de acceso y ejercicio del poder. La Cuarta Transformación, para salir victoriosa deberá eliminar la tendencia a menospreciar la legitimidad en el ejercicio de la función pública de los que se incrustan en nuevos espacios de poder, como los participantes en la vida institucional en el estado de Zacatecas que usufructuan la enorme legitimidad del Presidente López Obrador, pertenecientes casi todos al grupo Monreal.

El domingo 13 del presente, durante la celebración de las cuatro asambleas distritales convocadas para elegir delegados al Consejo Estatal de Morena hubo alarde de cinismo en la utilización de elementos de los “Servidores de la Nación” en las irregularidades ampliamente difundidas, la imagen icónica de este acto de extrema descomposición muestra a dos de ellos ejerciendo violencia y procurando hurtar urnas en la capital del Estado, los presentes pudieron advertir la presencia de un funcionario del Senado de la República presumiblemente operando concertadamente para frustrar el acto electivo.

En otras asambleas se valieron de personas sin afiliación introducidas a votar tramposamente como pasó en Fresnillo.

Desde hace meses, los medios tradicionales y las redes difunden numerosas denuncias de presuntos delitos y violaciones administrativas, audios con llamados a conformar “comités monrealistas”, denuncias de eliminación de beneficiarios como represalia al libre ejercicio de libertad de expresión, como lo denunció con meridiana claridad Verónica Trujillo, denuncias graves como cobro de dinero para recibir vaquillas en Valparaíso, visitas a hogares de militantes para convocarlos a votar por su propuesta en internas de Morena etc.

Hora de que paren todos

La instrumentación facciosa de “Servidores de la Nación”, bajo la batuta de Verónica Díaz golpea directamente al Presidente de la República y brinda escudo distractor a las mismas prácticas del gobierno del estado y presidencias municipales.

Zacatecas ha tirado mucho dinero público financiando ambiciones de poder, las movilizaciones de clientelas corren, desde hace mucho, por cuenta de administraciones municipales poco escrupulosas.

Todo eso incide en el lamentable estado de las carreteras locales, la proliferación de baches, abandono a las escuelas públicas, falta de iluminación de cientos de calles por las que transitan jovencitas cuando acuden a la escuela y desde luego, falta de medicamentos, personal y ambulancias.

Buena parte de los mencionados como posibles candidatos a la gubernatura, que se dirimirá en 2021, disponen de empleados, vehículos, oficinas y presupuesto que bien puede ser desviado hacia actividades electoreras con años de anticipación, nada garantiza que no esté sucediendo en la Secretaría del Campo con Adolfo Bonilla ni en el Instituto de Educación para Adultos de Carlos Peña ni en Seplader de Roberto Luévano ni de Presidentes Municipales aspirantes a la reelección a algún otro cargo de los que estarán en juego, el periodismo ha ventilado las desviaciones de los “Servidores de la Nación pero no la tradición clientelar arraigada en estados y municipios, la esperanza reside en ciudadanos y periodistas que agarren parejo y no condenen en uno lo que solapan en otro de los niveles de gobierno.

Es lógico que fluyan coincidencias y desacuerdos, lo democrático es que se argumente con límites que legitiman un debate de ideas, es decir, sin calumnias, insultos, invasiones a la vida privada ni falta de honestidad intelectual para reconocer el error propio y la razón del otro.

Estimulados por el llamado del Presidente de la República, sus partidarios en todo el territorio nacional se convierten en gestores de excluidos injustamente y en duros críticos de los traidores al propósito, fungiendo como aliados del discriminado y severos denunciantes ante las instancias adecuadas de los que cobran pero no sirven a la Cuarta Transformación.

Pero solo la rebelión ciudadana legal y pacífica consolidará la política social como la concibe el Presidente.

¿Eso querían?

Muchos siguen practicando la misma política que perdió en las urnas, lo políticamente sin darse cuenta que pasó al basurero de la historia aquello de que “En Política lo que cuenta es el resultado”, ahora cuenta y mucho como se llega al resultado.

El proceso interno de Morena deja una enseñanza: El núcleo político Monreal menospreció tanto la legitimidad de sus actos que si pese a todo emergiera triunfador, la inmensa mayoría de la sociedad atribuiría su victoria más a los programas sociales que a la voluntad de sus compañeros.

Su desligitimación, como la de todos los políticos, es cosecha propia, los adversarios solo la capitalizan.
…Y se acumula

Nos encontramos el lunes en Recreo.

Comentarios

De no existir previa autorización por escrito, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos.