|  

Edición
Impresa

16 de enero

16 de enero

Es comienzo, no final

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
José Luis Medina Lizalde
José Luis Medina Lizalde.

El Presupuesto de Egresos del Gobierno del Estado para 2022 nació marcado por las reducciones presupuestales a los poderes Legislativos y Judicial y los órganos constitucionales autónomos. El gobernador Monreal, como sus antecesores, sacó adelante su propuesta sin prisas ni pausas. La reducción del monto asignado al Poder Legislativo tiene mucha aprobación social por motivos muy conocidos, las reducciones a los órganos autónomos no inquietaron mayor cosa a la ciudadanía, y en cuanto al Poder Judicial fue el más elocuentemente defendido, aunque igual, la ciudadanía observó de lejos la controversia mediática.

El concepto de austeridad que apoya la gente es el que recorta privilegios de arriba para fortalecer a la gente de abajo, la gestión del Presidente López Obrador se ha esforzado por bajar el sueldo a los encumbrados en el servicio público e incrementar el ingreso de los de abajo, así las cosas, es más congruente con los principios de la Cuarta Transformación acortarles el presupuesto a los diputados que retener salarios o vulnerar derechos adquiridos de la base trabajadora activa o pensionada.

La legalmente posible modificación del presupuesto debe  legitimarse ante la opinión pública, lo que implica transparentar sin trampas los ingresos totales de los burócratas dorados, sin ocultamientos en amañados conceptos, para que de esa manera la sociedad conozca dónde termina lo funcional y dónde empiezan dispendios y privilegios, gracias a lo divulgado con motivo de esta discusión, los zacatecanos nos enteramos de la existencia de cúpulas burocráticas con remuneraciones que no corresponden a la “honrosa medianía” que no necesariamente cancelarán sus “ventajas” a la hora de introducir los reajustes obligados.

Hay un obstáculo plasmado en las leyes que ha disparado los privilegios en toda institución sostenida con dinero público dotada de autonomía que les da el privilegio a sus respectivos altos mandos de fijar sus propios ingresos, así hemos visto que un poder legislativo perpetuamente subordinado al ejecutivo, se ha conformado con hacer inviolable su autonomía para ganar lo que se les antoja, dando como resultados magistrados y ministros que ganan por encima de sus homólogos en los países más ricos del planeta,  así como diputados, consejeros electorales, asesores y altos mandos administrativos, etcétera.

Estoy convencido que la remodelación de las instituciones, para purgarlas de abusos y privilegios, avanzará mucho cuando ninguna burocracia pueda auto determinar sus ingresos ni darse a sí misma certificados de honestidad financiera y administrativa.

                             Autonomías pervertidas

Un caso del que podemos aprender es el de la anterior legislatura, engolosinada por la decisión del gobernador Tello de darles lo correspondiente a las “herramientas legislativas” no solo se revive el esquema de empresas fantasmas y compra de facturas falsas a empresas gasolineras reales sino que se elevaron sus ingresos formales hasta rebasar los cien mil pesos mensuales, según lo divulgado recientemente por el diputado Gonzáles Romo ¿La política de austeridad del gobernador Monreal tendrá el apoyo de los diecisiete diputados de la Cuarta Transformación promoviendo, como lo han hecho en otros estados sus correligionarios, la reducción de sus propios ingresos? si el apoyo es de verdad, ganará Zacatecas.

En cuanto al Poder Judicial, su aparente lado flaco reside en los ingresos de sus magistrados. El presidente del tribunal ha negado veracidad a lo difundido por el diputado González Romo, pero la manera convincente es la publicar sin disimulos el tabulador auténtico acompañado de la voluntad de reducir sus propios ingresos si es que por angas o por mangas se encuentran en niveles que contradicen el tránsito a la honrosa medianía de los servidores públicos encumbrados que tanto apoyo social cosecha.

La misma lógica se aplica a los órganos autónomos, el primer paso que deben dar al frente, para aspirar a modificaciones del presupuesto a su favor es el de reducir las percepciones que rebasen el concepto de “honrosa medianía” que debe tener como referente el del propio gobernador, el servidor público al que nadie debe rebasar en percepciones, también es revisable el consumo de dinero y tiempo en inútiles eventos de turismo político o de lucimiento de egos que durante muchos años han permanecido vigentes.

                               Revolución de las conciencias

¿Hay dinero para modificaciones sensatas? Pienso que la Secretaría de Finanzas dispone de una enorme solvencia presupuestal derivada del enorme incremento de su partida específica, pero sin perder de vista la meta de introducir la honrosa medianía que desde los tiempos de Juárez es virtud de la República que derrotó a la monarquía, esa sí, concebida para lujos y privilegios.

Como ha sido la vieja tradición en Zacatecas, en poco tiempo muchas votaciones y poca deliberación, hay más costumbres del viejo régimen que las admitidas.

¿Y el órgano de control interno les vale un cacahuate a los actuales diputados?

¿A poco les queda grande?

¿Y la “estafa legislativa”?

 

 

Don`t copy text!