|  

Edición
Impresa

26 de septiembre

26 de septiembre

Entre instituciones y facciones

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
José Luis Medina Lizalde
José Luis Medina Lizalde.

El propio boletín, el Gobernador Tello inaugura el primer “Puerto seco” en la entidad después de más de 20 años de anuncios oficiales, con ello, deja constancia del ritmo lento con el que camina Zacatecas en prácticamente todos los procesos que desembocan en desarrollo general y que nos ha significado décadas de rezago.

Nuestra clase gobernante local ha intentado equivocadamente atraer inversiones del extranjero y del país haciendo viajes infructuosos y concedido terrenos, exenciones, dotación de infra-estructura vinculada y apoyo político ante inconformidades locales a los capitales que se asientan en el territorio, de esa manera, tenemos años perdiendo la competencia con otros estados cuyos políticos entienden que lo que atrae inversiones es el potencial de utilidades y que eso se asocia a carreteras, disponibilidad de agua, mano de obra capacitada, nivel de servicios, aptitud de proveeduría, fluidez burocrática etcétera, por eso, los estados vecinos que ofrecen mejores condiciones atraen más inversiones sin que sus políticos se la pasen en viajes a China o Europa después de haber recorrido Estados Unidos y Canadá, mientras eso sucede, los zacatecanos seguimos gratificando nuestra estima regional con primeros lugares nacionales en producción de productos primarios gracias al estoicismo productivo del sector más abandonado de todos, el de los campesinos.

Lo que se llama clima de inversiones tiene como esencia la certidumbre, las reglas claras en su textualidad y en su aplicación imparcial, todo lo opuesto a la atmósfera de “moches” pagos de facturas de campaña, contratos irregulares, favoritismo por soborno y demás prácticas que han caracterizado la práctica de la clase gobernante local en sus dimensiones estatal y municipal desde hace décadas, una asomadita al mundo podrá hacer entender a la clase política que ha prevalecido en Zacatecas en las últimas décadas les podrá enseñar que las inversiones extranjeras se aposentan en China y en Noruega, en Cuba y en Suecia, en función del clima de inversión, no de la ideología, no de las relaciones públicas almidonadas y costosas.

Caminos a seguir

Para acelerar los procesos que desemboquen en desarrollo regional regional, los zacatecanos debemos caminar en dos vías.

Uno el de un plan global de largo aliento, que establezca el inventario de infraestructura básica en función de nuestro territorio y demografía, hablamos de carreteras troncales y vecinales, de conectividad digital, de comunicación aérea y ferrocarrilera que contemple incluya nuestras propias necesidades, de un plan general de abastecimiento de agua, de impostergable urgencia, un plan global de esas características le permitirá a los sucesivos gobiernos la agenda básica de negociación de recursos fiscales con la federación para adquirir relevancia anual no en el presupuesto ordinario donde las reglas están dadas, sino en el Plan Nacional de infraestructura, que es la bolsa que brinda gran acceso a recursos extraordinarios con proyectos ejecutivos de por medio, lo que exige capacidad técnica y gabinete políticamente apto para interactuar con dominio de temas.

Le doy la razón a David Monreal, si lo cumple, en eso de “ni cuotas, ni cuates” y si en vez de pensar en incondicionales piensa en aptos para la función.

La otra vía que debemos recorrer los zacatecanos es la de atender la demanda de reglas claras fortaleciendo la certidumbre que solo ofrece el auténtico estado de derecho, en ese terreno, tenemos décadas de tolerancia a la corrupción pública, la lista de hechos y conductas merecedoras de castigo legal acumuladas es muy amplia, las finanzas públicas están exhaustas y la clase política gobernante no reacciona.

Siguen las rutinas de siempre, el intercambio de culpas, tormentas mediáticas y el cambio de tema.

Pandillas sexenales

La alternancia partidista repercutió en Zacatecas colocando en el primer plano las luchas entre facciones políticas, no con el dramatismo de las que vivió México en la década pos-revolucionaria pero si con el suficiente efecto paralizador que nos consume energía colectiva alejándonos del impulso a los procesos desembocantes en desarrollo para estar a la par con los estados vecinos.

No es que el tema del combate a la corrupción esté ausente en este tramo de nuestra historia, esfuerzos ha habido, aunque infructuosos, hemos fracasado porque el peso de las facciones ha sido superior al de las instituciones, mientras las denuncias y la atención a las denuncias sean facciosas la corrupción seguirá siendo imbatible.

Construir una visión de largo aliento es tarea a cumplir entre todos y a lo largo del tiempo, pero construir el clima de inversiones que requiere Zacatecas no admite gobernantes distraídos en temas distintos a su encomienda.

El reto inmediato es cesar las inercias corruptas e iniciar una revisión del pasado sin propósito de pandilla temporalmente triunfante sino con sentido de responsabilidad histórica haciendo que las instituciones pesen más que las facciones.

Nos vemos el jueves en Recreo
@luismedinalizalde – luismedinalizalde-gmail.com

Don`t copy text!