|  

El Recreo: ¿Voto en línea?

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
José Luis Medina Lizalde
José Luis Medina Lizalde.

La convocatoria a votar “en línea” o “cuatro de cuatro” no encuentra eco en el electorado, la diferenciación de voto se impone. En los universos electorales pequeños los candidatos son ampliamente conocidos por los electores y las siglas partidarias poco impactan, cuando el universo electoral es mayor, inciden factores como la marca partidista, estrategia de campaña, trayectoria y credibilidad del candidato.

En los universos electorales amplios la situación determina el resultado, por ejemplo, una situación de guerra favorece al candidato que genera la expectativa de pacificación y una situación de corrupción generalizada quien recoge el respaldo popular es quien transpira honestidad y combate a la corrupción.

El pragmatismo electoral degeneró aún más la clase política al postular candidatos sin exigencias éticas tangibles, lo que conduce a que la oferta electoral de cada partido o coalición  incluya  rufianes y ciudadanos honorables, lo que induce a que el ciudadano distinga a unos y otros y si su selección la basa en ese valor universal que nos hace preferir a personas íntegras, el voto diferenciado se torna irremediable.

Es probable que en Finlandia la honestidad no sea la cualidad más requerida en los candidatos, que sea la capacidad o una agenda específica la que defina la preferencia, pero en México, dónde la corrupción echa a perder las más elaboradas políticas públicas y atrofia cualquier modelo económico por pertinente que sea es pregunta obligada si hay que votar por el del propio partido aunque sea corrupto, o por el honesto aunque sea de otro partido.

La chimoltrufia, la ideóloga

Zacatecas elegirá un gobernante estatal y 58 municipales con sus correspondientes síndicos y regidores, así mismo renovará la legislatura local con 18 diputaciones de mayoría y 12 de representación proporcional, lamentablemente, nuestra clase política local volvió a dar la nota cuando los ecos del “manoseo” no desaparecían, al trascender la bufonada de votos por personajes como la Chimoltrufia, la que enseña que “como digo una cosa digo la otra”.

La renovación del Poder Legislativo local no despierta pasiones, la gente se interesa en quien será su presidente municipal o quién ocupará la gubernatura, sin advertir que una transformación de la vida institucional zacatecana no puede prescindir de la representación popular, además de la función propiamente legislativa; son los legisladores los que autorizan y supervisan el gasto público, los que ejercen facultades de supervisión del quehacer de los otros poderes y órganos autónomos.

Existe una gran coincidencia en la urgencia de que los zacatecanos lleguemos al fondo en casos como las millonarias obras fallidas, que conozcamos a detalle el destino de lo que el gobierno ha recaudado como impuesto sobre nómina en los 20 años que tiene de vigencia para saber si no sucede lo mismo que con el impuesto para la UAZ que durante muchos años se cobró a los Zacatecanos y el monto recaudado no llegó a su destino.

El Poder Legislativo es una vitrina dónde apreciamos que la honestidad no es virtud o defecto en exclusiva de un partido. Durante años, fue legalmente establecido que los diputados podían sesionar en secreto para asignarse sus ingresos, las facturas falsas empleadas para comprobar “herramientas legislativas” “gastos de representación” y “viáticos” ha sido práctica de individuos de izquierdas y derechas.

Una lamentable regresión constitucional recibió el aval de toda la clase política local, eliminando un mes de actividad en cada uno de los dos períodos ordinarios de sesiones con el concurso de todos los partidos representados en la legislatura y en los cabildos municipales, incluyendo a los de Morena que de ese modo actuaron contra la directriz del presidente al que tanto invocan cuando buscan votos.

La clase política local es tan corta de miras, que pasa largos años controvirtiendo las cuentas del contrato de Ricky Martin para presentarse en la Feria del Patrocinio. La Legislatura que nombra contralores internos a otras dependencias decide no nombrar el de casa, para cargarle a los contribuyentes impresionantes gastos en gasolina y, según leo en la edición del Run rún de ayer en este diario, más de 366 mil pesos en regalos navideños por cortesía de un solo legislador.

Cuando los medios locales difundieron el descomunal consumo de gasolina de algunos integrantes de la actual legislatura, después de buscar “quien fue el rajón”, removieron a la responsable de la Unidad de Transparencia del Congreso.

No todos son iguales

Es constatable que no pocos candidatos a presidentes municipales se abstienen de mencionar al candidato a gobernador de su propio partido o coalición cuando no está presente, hasta donde vislumbro, el voto diferenciado será la expresión del razonamiento crítico de los zacatecanos, hartos de políticos que “como dicen una cosa dicen otra”, como su ideóloga de cabecera.

Don`t copy text!