|  

Edición
Impresa

27 de octubre

27 de octubre

Dichos y hechos

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
José Luis Medina Lizalde
José Luis Medina Lizalde.

“Ni filias ni fobias” Ni cuates ni cuotas” “Ni lo mismo ni los mismos” ofreció una y otra vez David Monreal en la búsqueda del voto, si no queda en simple retórica de campaña y las lleva a la práctica en su gestión gubernamental, será un gobernante muy superior a buena parte de sus antecesores.

La ceremonia de rendición de protesta ante la 64 Legislatura, siendo formalmente acto del Poder Legislativo, mostró a un poder legislativo reducido a lo decorativo sin siquiera guardar las apariencias, las invitaciones las suscribe el convocado a tomar protesta y la divulgación de la sede se hizo antes de la declaración correspondiente, para colmo, el exceso de comedimiento dispuso el traslado de curules al recinto elegido como sede pero hasta entre los diputados hubo quien lo consideró disparatado y se dio marcha atrás, pero hubo algo que nadie pudo evitar que sucediese: La lista de invitados al ungimiento fue una radical victoria de las filias y las fobias.

La exclusión de la lista de invitados de todos los exgobernadores, de los dirigentes políticos locales, de no pocas personalidades relevantes en la vida pública, empobrece el margen de operación política, pero lo más preocupante es la exclusión de diputados federales no pertenecientes al círculo del gobernador Monreal, en el acto en que tomó posesión se impusieron las filias y las fobias, se desperdició la oportunidad de arrancar con puentes establecidos o restaurados con actores institucionales con los que  tendrá que coexistir a partir de un trato institucional y respetuoso que facilite las tareas de gobierno, que no ponga piedras en el camino y con los que en casos concretos puedan hacer causa común sin las tradicionales componendas que tanto daño social ocasionan.

Una cortesía institucional es el gesto mínimo, sin cooptación vergonzante, verdaderamente sin filias y sin fobias.

La integración de un equipo de gobierno “sin cuotas ni cuates” no resistió la prueba de los hechos apenas en el arranque. Los medios etiquetan a los recién nombrados en “Davidistas y Ricardistas” y están pendientes de haber quien demuestra quien coloca más piezas en el equipo entre Julieta y Verónica.

Grupismo

Lo peor que le puede pasar a un gobernante es no gobernar su gobierno, todo equipo contiene matices, el monolitismo es irreal, simulado, pero eso no significa que la diversidad de origen se traduzca en diversidad de objetivos.

El grupismo no se genera en las diferentes procedencias, nace donde el mando es gelatinoso, burlable, si un cuerpo institucional tiene lealtades compartidas la institución es atrapada por la facción y la normalidad que se impone es de “cuotas y de cuates”, el riesgo estriba en un equipo participen los que atienden a dos amos en el campo institucional, al que formalmente se está subordinado y a un político invasivo, analfabeta de la institucionalidad.

Para preservar el mando, el gobernante tiene que cumplir el requisito indispensable de no ser entrometido, de no ejercer atribuciones que por ley no le corresponden.

La composición incompleta e inicial del equipo de gobierno es percibida conformada por cuotas y por cuates, sin embargo, el tiempo dirá si el riesgo del disolvente grupismo se conjura con programa claro, disciplina institucional y funcionamiento jerárquico.

La oferta de “Ni los mismos ni lo mismo” se advierte incumplida, las designaciones hasta ahora conocidas parecen premiar servicios en campaña, cuestión aparte es la ratificación de Arturo López Bazán. Ricardo Olivares ha sido muy explícito en su entorno, en su postura contraria a la política de López Obrador, su incorporación al equipo gobernante nada tiene que ver con afinidades programáticas, tampoco su calidad profesional puesto que en la propia Secretaría de Finanzas existen ameritados profesionales de las cuestiones financieras, el resto de los que acceden a puestos de relieve proceden de la campaña de David Monreal.

¿Visión de futuro?

México transita por una transformación profunda de su vida pública, nuestro estado no debe quedarse al margen, la oposición no ve al futuro, no tiene más exigencias que las de que regrese el fondo minero o el Tres por uno, sigue renuente a sumarse a la lucha contra la corrupción y la austeridad en el ejercicio de los encargos públicos le provoca ronchas.

Zacatecas necesita sacudirse inercias, ojalá que el gobernador tenga la voluntad y el talento para sumar a la lucha contra la corrupción a la Unidad de Inteligencia Financiera comandada por Santiago Nieto Castillo, que su identificación con la #Cuarta transformación no se quede en lo declarativo y que bajo su mandato nuestro estado supere la parálisis en que nos sume una clase política enferma de filias y de fobias, rehén de cuotas y de cuates y adicta a hacer lo mismo con los mismos.

Nos encontramos el jueves en Recreo 

@luismedinalizalde | [email protected]

Don`t copy text!