|  

Edición
Impresa

16 de enero

16 de enero

Debate, no espectáculo

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
José Luis Medina Lizalde
José Luis Medina Lizalde.

El peor desenlace del proceso que deberá culminar con la aprobación legislativa del paquete económico es que las reducciones y reasignaciones presupuestales, la miscelánea fiscal y la restructuración de la deuda pública del estado de Zacatecas, sean, como es rutina anual, una temporada de dimes y diretes entre una clase gobernante rehén de sus propios intereses y ajena a lo que necesitan y anhelan los sectores económicos y sociales de la entidad: Austeridad justa, sin corrupción y empezando de arriba.

Es de lamentar que el debate sea remplazado por espectáculo, que la anécdota disuelva la sustancia argumental
El debate racional en torno al paquete económico no admite posiciones absolutas.

Por mucho que argumenten, como falsamente lo sostuvo Tello, (que su gobierno se había adelantado a la austeridad republicana) siempre asoman “detalles” corregibles por iniciativa propia, como los sueldos que bordean y en algunos casos rebasan lo que recibe el Presidente de la República, eventos prescindibles programados para el lucimiento de sus titulares, viajes turísticos con cargo al presupuesto pretextando de convenciones, hermanamiento de ciudades, “atracción de inversiones”, encuentros con zacatecanos en el exterior algunas veces atendibles sin “séquito” sino con modestia, ya el gobernador hizo uno de esos viajes a California con un número superior de acompañantes al que viaja con gastos pagados asistiendo al Presidente López Obrador, ya la comisión de turismo de la 64 legislatura gozó de la blanca Mérida durante una convención planeada para el encuentro entre funcionarios turísticos y empresarios del sector, cuesta trabajo desterrar la propensión de conocer mundo con cargo a los impuestos tan arraigada en la clase política local.

Las reducciones de partidas presupuestales inducen a revisar viáticos, concepto mediante el cual se va al caño dinero público en niveles preocupantes, las cuentas en gasolinas y restaurantes de integrantes de la anterior legislatura lo muestran cuando tan solo por gasto en gasolina un solo individuo pudo facturar más de dos millones de pesos durante 2020, es hora de voltear a tales renglones en la totalidad del aparato público local para encontrar muchas oportunidades de ahorro ¿Qué justificación hay para que tanto servidor público tenga carro y chofer para que lo trasladen de su casa a la oficina?

Austeridad para los de arriba

La austeridad republicana tiene mucho apoyo social pero también mucha resistencia, su aplicación exige sensibilidad social, no es legítimo invocarla para retener salarios y pensiones, la austeridad republicana apunta hacia arriba. tampoco se puede emprender sin que sea acompañada de una lucha honesta y decidida contra la corrupción pública, el mejor camino es el del involucramiento activo de la ciudadanía para que no termine en fiasco, en pleito de facciones ajenas al interés colectivo y para eso, es menester ignorar distractores.

Que no nos pongan al mensajero por delante para que nos pase desapercibido el mensaje.

Lo importante no es el móvil que dicta la denuncia pública del diputado Ernesto González sobre la estafa legislativa y sueldos privilegiados, lo importante es si lo que denuncia es cierto, solo así los zacatecanos podremos llamar a cuentas a los que participaron, los que encubrieron y a los que una vez hecho público el asunto, no actúan ¿Qué si es plan del propio gobernador para restarle presupuesto a la legislatura? ¿Qué es por afán protagónico? ¿Qué son pleitos de familia? No nos extraviemos, lo importante es saber si en Zacatecas se consumó una estafa y tenemos una élite burocrática sobre pagada a la cual moderar
¿Se ha pensado en que el ajuste presupuestal empiece de arriba abajo o los que ganan como si fueran presidentes de la República o Secretarios de estado seguirán como si nada y el resto de personal pagando las consecuencias?

Predicar con el ejemplo

La presión ciudadana a favor de la austeridad republicana resulta de una toma de conciencia y la falta de iniciativa propia para corregir, incentiva la indignación social en Zacatecas.

El presidente de la República predica con el ejemplo, pero no en todas partes lo respaldan los que debieran, en Zacatecas, al igual que en la pasada legislatura, la pretensión de restaurar las infames “herramientas legislativas” procede de integrantes de la coalición que encabeza, les falta nivel para predicar con el ejemplo.

La actual legislatura no parece paralizada, parece paralítica al no poder siquiera concretar la designación de titular de órgano de control interno, mucho menos lo demás ¿Cómo argumentar contra el recorte a su presupuesto?

La corrupción de estado anidó en leyes, estructuras públicas y mentalidad política, la austeridad republicana es correctivo permanente que debemos convertir en costumbre.

Muchos países lo muestran, son mejores servidores públicos los que viven en la honrosa medianía que los adictos a los lujos a costa de los contribuyentes.

Nos encontramos el jueves en Recreo
@luismedinalizalde | [email protected]

Don`t copy text!