Curso masivo de realidad - Imagen Zacatecas

  |  

El tiempo - Tutiempo.net

Curso masivo de realidad

Curso masivo de realidad

J. Luis Medina Lizalde

   |  30 abril, 2020

José Luis Medina Lizalde

José Luis Medina Lizalde.

No tengo información de otro país en que la pandemia coincida con un período de cambios profundos como el que vive México, la lucha política ha cobrado intensidad, aunque lejos está de amenazar la estrategia contra la crisis sanitaria y sus repercusiones en la economía, no es el tiempo del balance, pero los meses de la pandemia dejarán una marca imborrable en el todo social mexicano.

El Presidente de la República dio un paso decisivo para el futuro de México con la incorporación de los programas sociales en la Constitución, lo que obligará a cualquier sucesor a cumplir esa política tan odiada por las élites a menos de que tenga la fuerza para meter reversa mediante la reforma de la reforma, convertir la dádiva en derecho lleva consigo, además, la disolución de la manipulación electorera de los beneficiarios.

Algo que marcará la vida nacional de aquí en delante es la decisión de meter dinero al mercado por una puerta distinta, por el lado del consumo de las clases populares, sin subir impuestos ni endeudar más a los mexicanos.

La decisión de otorgar la batuta de la estrategia a científicos y especialistas en epidemias implicó hacer un lado las conveniencias económicas por encima de la salud de la gente, decisión que les quedó muy grande a muchos pero que ha demostrado ser la adecuada.

Los que vieron la oportunidad de descarrilar el proyecto presidencial pidiendo la cancelación de las grandes obras como el Tren Maya pronto entendieron que no tenían eco ni en el capital trasnacional al que idolatran, pues la respuesta de 16 grandes consorcios a la convocatoria de licitación es contundente de que reconocen la fortaleza de las decisiones estratégicas.

México recupera iniciativa en política internacional al proponer un esquema que neutraliza la especulación criminal con insumos médicos y abasteció al sistema hospitalario con eficacia y a tiempo de enfrentar la fase crítica de los contagios en la que ya estamos inmersos, al mismo tiempo que le cerró el paso al autoritarismo un poco nacido de la angustia colectiva y un mucho de una mentalidad arraigada durante el viejo régimen.

Aprendizaje democrático

Convencido del dialogo como método y del respeto al pensar distinto como hábito, el México de hoy me recuerda a los auditorios universitarios de mi generación repletos de jóvenes apasionados discutiendo de todo y sin concluir en nada pero aprendiendo la realidad en todos sus matices, hoy los mexicanos estamos pendientes de cada novedad, de cada explicación, de cada postura encontrada en cuanto a un mismo tema, tal como en los debates juveniles en los que tanto me enfrasqué, parece que nos vamos a comer vivos unos y luego reanudar la amistad hasta las nuevas hostilidades y así interminablemente.

Estoy seguro que al final de esta asamblea diaria y en creciente porcentaje digital vamos a rompernos las medias en momentos previos y posteriores a la coexistencia civilizada, la pandemia nos hará madurar como pueblo mediante este curso intensivo de realidad vista desde distintos prismas.

Cobra fuerza un sector privado que en tiempos de crisis da en vez de pedir, que no participa en la guerra a favor de intereses de facciones pudientes y que asume que hay quienes necesitan más de la ayuda oficial que otros. Pagan sus impuestos y no le piden al gobierno que endeude más a los mexicanos, tal mentalidad hizo posible el encomiable acuerdo entre el gobierno y empresarios de salud para poner a disposición de la emergencia poco más de 3 mil camas.

Los empresarios de medios de comunicación ya no son unánimemente hostiles, algunos inclusive transmiten las mañaneras y las conferencias vespertinas surgidas con motivo de la crisis en curso, hay quienes advierten que su público emigra cuando le pierde la confianza, ya nos son pocos los que entienden que vivir del gobierno les priva de la credibilidad que busca el público.

Paulatinamente maduramos

No veo la asomarse crisis política alguna, los deseos golpistas son de un pequeño grupo de ultras estilo Pedro Ferriz.

El curso masivo de realidad transparenta la diferenciación objetiva de la dinámica económica, aprendemos que hay capital especulativo y capital productivo, extranjero y nacional, niveles empresariales micro, pequeño, mediano y grande. Que el sector financiero, por su hegemonía mundial, ahorca al industrial y al comerciante, que la apertura de las fronteras favorece a uno y perjudica a otros, que lo ayer fue recomendable hoy puede ser contraproducente.

La diferencia es parte de la vida, la diversidad de enfoques sobre cada decisión es inevitable, una sociedad madura nunca interpreta el debate como conflicto.

No hay unidad posible entre la víctima y el verdugo, la república de las palancas separa, la equidad une.

[email protected] | @luismedinalizal

Comentarios

De no existir previa autorización por escrito, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos.