Clientelismo transfronterizo - Imagen Zacatecas

  |  

El tiempo - Tutiempo.net



Clientelismo transfronterizo

Clientelismo transfronterizo

J. Luis Medina Lizalde

   |  19 abril, 2021

José Luis Medina Lizalde

José Luis Medina Lizalde.

Como acción afirmativa en pro de los migrantes, por primera vez en la historia electoral se acuerda la obligación de los partidos nacionales de asignar en cada circunscripción federal un lugar en la lista dentro de las primeros diez candidaturas plurinominales. El INE, en su tortuosa actuación, sustituye con acuerdos dentro del proceso disposiciones que debieron establecerse antes de iniciado el año electoral, al hacerlo, tal como lo han señalado juristas, modifica reglas del juego cuando ya está en curso e invade atribuciones que corresponden al poder legislativo y solo le puso reglas provisionales a la política del viejo régimen al respecto.

Desde los gobiernos estatales se auspició con buena intención combinar aportaciones de migrantes con dinero público de los tres niveles de gobierno para realizar obras en los lugares de origen; la corrupción generó la deslegitimación gradual del esquema, desperdiciando el enorme potencial de las remesas para estimular desarrollo en las regiones originarias.

La aparición de clubes de migrantes a partir de su procedencia geográfica, dio lugar a una interlocución aprovechada por la clase política tradicional con fines clientelares y trasladó las pugnas partidistas al territorio exterior, debilitando el potencial político de la comunidad migrante para incidir en su país de origen y en su país de estancia.

La espectacular irrupción de Andrés Bermúdez en las elecciones municipales de Jerez en 2001, marca un antes y un después en la historia electoral de los migrantes mexicanos, su carisma y sus tres contundentes victorias desataron el debate nacional respecto a la pertinencia de que los migrantes accedieran a posiciones legislativas, siendo Zacatecas uno de los primeros estados en dar el paso.  El transcurso del tiempo disipó el temor de mexicanos como Jorge Carpizo, eminente constitucionalista preocupado por la posibilidad de que los diputados migrantes fueran vehículos de intromisión del gobierno de los Estados Unidos en asuntos internos.

No obstante, la voz de los migrantes mexicanos sigue sin la justa resonancia. Con más de un siglo de migración constante salpicada de altibajos, con el surgimiento de una poderosa identidad colectiva en los Estados Unidos de raíz mexicana que poco a poco se consolida como componente irreversible de la economía, política y cultura del vecino país.

Botín electoral

La política clientelar propia del viejo régimen trasladó al exterior la ausencia de democracia interna partidista, provocando que los que en cada estado de nuestro país controlan aparatos partidistas impongan a los que en teoría representan a los migrantes desalentando la participación como  muestran contundentemente  los siguientes datos: La cifra nacional de migrantes registrados para votar  en 2021 desde el extranjero es de 33 mil 698, habiéndose inscrito  en nada más  11 de 32 entidades federativas, siendo de Zacatecas 1,732 solamente, lo que no alcanza el listado nominal de tres casillas siquiera

Cierto que la mayoría de los varios millones de mexicanos se concentran en Estados Unidos, pero existen comunidades con nuestras raíces en todas las regiones del mundo, no se diga España y países latinoamericanos, por tal razón, debemos consolidar el voto de los mexicanos en el exterior y su derecho a ser representados en nuestro sistema electoral, dejando atrás la manipulación clientelar y el faccionalismo partidista.

De seguir las cosas como van, los políticos que toman como clientela partidista a los migrantes perderán el interés al no ver rentabilidad con tan pocos interesados en votar entre y con tantos partidos que se reparten los escasos sufragios.

Para una vinculación genuinamente democrática con los mexicanos del exterior, me parece viable lo siguiente:

Legislar para que solo residentes en el extranjero puedan postularse y que solo los migrantes puedan postular candidatos mediante voto presencial en consulados y embajadas de nuestro país, voto postal y voto digital, asignando al órgano electoral el control del proceso y no a los aparatos partidarios.

Establecer la obligatoriedad de la adopción previa de una agenda común, validada por la comunidad migrante en el exterior mediante las mismas modalidades.

Disponer que el diputado migrante ocupe lugares de los dos partidos con más votación, integrando fracción legislativa migrante para no ser absorbidos, como hasta ahora, por agendas partidistas domésticas.

Elevemos la mirada

Los diputados migrantes pueden gestar agenda bi-nacional que se ocupe de migrantes precarios como los que reciben atención de paisanos con mejor condición como algunos de origen zacatecano que mantienen albergues en San Luis Río Colorado, Sonora y Mexicali, Baja California para que no duerman bajo los puentes y no coman desperdicios, son esos compatriotas los que necesitan voz en México .

Que ya no les impongan candidatos desde acá los caciques partidistas en turno, como ha sido denunciado reiteradamente

La política electoral del viejo régimen no sirve a los migrantes, los usa y los pone a unos contra otros.

Comentarios

Don`t copy text!