|  

Edición
Impresa

17 de enero

17 de enero

Atrofia Operativa ¿Programada?

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
José Luis Medina Lizalde
José Luis Medina Lizalde.

El crimen organizado opera con intencionalidad política, a veces es aliado del poder y en ocasiones potencia la oposición al mismo.

¿Cuál es la intencionalidad política detrás de la acción de depositar cadáveres frente al Palacio de Gobierno de Zacatecas para generar un impacto mediático de resonancias internacionales?

No concuerdo con quienes ven en David Monreal al destinatario del mensaje, creo que los criminales eligieron el escenario por la fragilidad del estado para desde este lugar plantarse frente la política de “abrazos, no balazos” que han descifrado con más acierto que los que la interpretan como la de “dejar hacer, dejar pasar”.

Las élites mafiosas conocen de investigaciones que amenazan sus intereses. Saben,  por ejemplo,  que las órdenes de aprehensión con relación al operativo “Rápido y furioso”  aumentan la presión sobre quien fuera jefe de la inteligencia policial, Luis Cárdenas Palomino, procesado por tortura en el penal de “La Palma”.  ¿Si revela todo lo que sabe sobre nexos entre políticos, empresarios y jefes de delincuencia organizada?

Zacatecas podrá ser irrelevante en muchos rubros, pero su ubicación geográfica, sierras y caminos vecinales, sus escondites naturales para cultivos, laboratorios y campamentos, brindan incentivos poderosos para buscar controlarlo, y si hay debilidad institucional, para usarlo de plataforma de impacto extra-fronteras.

Mientras los narcotraficantes se dedicaban a lo suyo, los zacatecanos fuimos espectadores de batallas entre federales y narcotraficantes, inclusive, el control del territorio que el cártel del Golfo inicia en 2002, antes de que los Zetas se escindieran, fue un proceso inadvertido.

¿Somos pichones?

Todo cambió cuando los criminales diversifican sus “negocios” y empiezan la trata de personas,  secuestrando ganaderos, comerciantes, profesionistas, cobrando “derecho de piso”, reclutando ojos y oídos dentro y fuera de las instituciones de seguridad.

Los zacatecanos pasamos de espectadores de las batallas entre fuerzas federales y  bandas criminales, a víctimas a veces entre dos fuegos, se nos indujo a pensar que nuestra seguridad es asunto federal y descuidamos sexenio tras sexenio, la puesta en marcha de una política de seguridad a cargo del estado y municipios a grado tal que nos encontramos en plena indefensión, por esa omisión, Zacatecas es “elegible” para acciones como la del 6 de enero, totalmente desproporcionadas para el contexto local (no me refiero a los asesinatos, me refiero a la acción política de colocar los cuerpos  en donde lo hicieron).

El incentivo para esas salvajadas lo ofrece la obvia vulnerabilidad en la que la imprevisión mantiene a Zacatecas desde que se produjo la expansión diversificada del crimen en territorio zacatecano.

La leva criminal, la despoblación violentamente inducida de sitios de recursos naturales a gran escala, la trata de mujeres, la industria del secuestro y el “cobro de piso” no han convencido a la clase gobernante local de la urgencia de tener policías en número suficiente, armamento, adiestramiento, inteligencia y mística, por omisión y mucho me temo, por corrupción. Hay un grado de atrofia operativa encubierta pero no lo suficiente para no notarlo.

¿Qué es exactamente lo que hace la “Mesa estatal de la paz” además de boletines y declaraciones? ¿evalúan qué? ¿planean qué? ¿deciden qué? ¿Acuden los que deben o mandan representantes?  Se anuncia como instancia de coordinación de los tres niveles de gobierno pero su operatividad es un misterio ¿El gobernador está empapado de la situación o envía representante?

Es tan poco profesional nuestra clase gobernante que asigna patrullas y policías a la familia de Pepe Aguilar como lo refieren los habitantes de Tayahua, y contrata empresas privadas de seguridad para vigilar el estacionamiento de la presidencia municipal de Zacatecas

¿Por qué no se difunde identidad y circunstancias de las víctimas usadas en la operación del 6 de enero? ¿por qué no se comunica a la sociedad si ya se turnó al juez la carpeta de los detenidos por ese motivo y por qué delitos? ¿se les vinculó a proceso?

Sin idea

¿Pactar por Zacatecas? mejor que cada quién cumpla la tarea por la que cobra.

Gobernador y presidentes municipales, policías y fiscalía, jueces y diputados, contralorías y órganos auditores.

Zacatecas necesita cuentas claras ¿a quién le toca vigilar el gasto en seguridad? ¿quién garantiza que no se den moches en las compras de uniformes y de tecnología de vigilancia?

Zacatecas vive décadas de un grado importante de atrofia operativa en materia de seguridad.

Desde el poder legislativo se puede hacer una gran aportación a la tarea de superar la atrofia del aparato local de seguridad, pero percibo temor a “meterse en problemas”.

Ojalá decidan a poner orden en casa empujando todos hacia la aclaración de la “estafa legislativa” y eliminando el caos en el que se encuentran.

No está quedando mal un grupo legislativo, están quedando mal todos, sin duda.

Nos encontramos el lunes en Recreo.

[email protected] | @luismedinalizalde

Don`t copy text!