Presentan libro

El pasado viernes 22  tuvo lugar la presentación del libro “Memorias de un Ciego visionario” en el patio central de la Casa de la Cultura Municipal y que además marcó el regreso a las actividades de la Peña Taurina “Pavidón”. Fue una noche de recuerdos y vivencias y en donde la figura central lo fue … Leer más


Óscar Fernández Sánchez.

El pasado viernes 22  tuvo lugar la presentación del libro “Memorias de un Ciego visionario” en el patio central de la Casa de la Cultura Municipal y que además marcó el regreso a las actividades de la Peña Taurina “Pavidón”.

Fue una noche de recuerdos y vivencias y en donde la figura central lo fue el “Ciego” Jesús Muñoz a través de las expresiones de quienes fueron invitados a presentar este libro.

Quienes acudieron al acto pudieron escuchar de inicio a Bernarda Muñoz, la hija  del “Ciego” testigo muy cercana del quehacer periodístico de su padre de quien dijo ha sido uno de los personajes más pintorescos y emblemáticos del siglo pasado.

Noche de lujo la del pasado viernes en la presentación del libro ‘Memorias de un ciego visionario’. | Foto: cortesía Ma. Aguirre.

Mi padre -dijo una emocionada Bernarda-  supo ser torero, empresario apoderado, poeta, declamador, periodista, asombroso filántropo y creador de la primera agencia de información taurina en México.

Manifestó Bernarda que este libro es el emocionante relato de una vida extensa de vivencias intensas, templando las embestidas del diario acontecer con el talento y talante de aquella figura frágil de excepcional fortaleza espiritual y desborrado corazón.

María del Mar de Ávila dijo que través de las vivencias en “Memorias de un ciego visionario” pudo conocer   a un ser de carne y hueso, solidario y humano, enamorado de la fiesta de los toros.

Bernarda Muñoz acompañando a Fernando Ibarra.| Foto: cortesía Ma. Aguirre.

Agregó la nieta del ganadero Don Manuel Ibargüengoitia Llaguno que sin duda alguna Bernarda nos ha regalado el privilegio de conocer a través del libro, una parte de la historia de esta fiesta nuestra que a pesar de los pesares sigue siendo mágica y maravillosa.

Dado que el evento significó el regreso de la Peña Taurina “Pavidón”, el  aficionado Felipe Pescador Ávila recordó con mucha emoción a Don Julio Escobedo Dueñes así como a los incansables fundadores y socios de la Peña.

Se refirió al personaje central  del acto, al “Ciego” Muñoz de quien dijo haberlo tratado poco pero cada uno de los encuentro tuvo una magia muy especial.

Al término del evento, Bernarda Muñoz firmó y dedicó algunos libros.| Foto: cortesía Ma. Aguirre.

Dada la relación existente entre el “Ciego” y el añorado Paco Gómez “El Zángano”. Pescador hizo un recuento de las andanzas de estos dos grandes personajes del mundo taurino.

Desde que se abrió de capa, Don Fernando Ibarra Favela mostró la virtud del temple en su elegante oratoria llena de recuerdos hacia al que llamó mi hermano entrañable al hacer referencia al Ciego y hermanita a Bernarda Muñoz.

Ibarra recorrió la legua  en tierra zacatecana, visitante frecuente en el “terrero” de la ganadería de “Víboras”  de Anacleto López Morales, habitante de la “cueva” de Rosita Villanueva en calle Tacuba y un personaje en la Comarca lagunera desplegando además sus habilidades y gusto en el periodismo.

Con dotes de la declamación, Ibarra cautivó en su intervención durante la ceremonia dejando ver una sentida prosa al comentar diversos aspectos en la vida de Don Jesús Muñoz.

La autora al lado de María del Mar de Ávila y Fernando Ibarra.| Foto: cortesía Ma. Aguirre.

Principal impulsor de la ceremonia lo fue el matador de toros zacatecano Marco Antonio Aguirre quien recordó los encuentros en la  capital del país  con el “Ciego”, ocasión que aprovechaba para recordarle  al joven zacatecano que no se le olvidara “su luz “.

Debo felicitar a Marco por el enorme esfuerzo desplegado para la presentación del libro en Zacatecas lamentando que hubo ausencias importantes de aficionados zacatecanos y de la región.

Refiero que Aguirre tiene la distribución del libro en Zacatecas y si usted amable lector desea adquirirlo puede llamarle al 492 102 7183.

Un servidor tuvo la honrosa invitación para participar en la ceremonia manifestando en mi intervención que  el Ciego fue todo un personaje que disfrutó con intensidad todo lo que hizo en vida.

Triunfó en la vida estableciendo el punto de contacto de los personajes activos de la fiesta con la prensa taurina a través de lo que fue la primera agencia noticiosa en nuestro país.

Don Jesús poseía una gran simpatía, única, paisajes de su vida impregnados quizá de romanticismo y con  una actitud que solo el que vive intensamente dentro de los toros puede desarrollar.

La ceremonia tuvo en el Profesor José Luis  Escobedo Uvario a  un moderador de lujo, objetivo y ecuánime  en sus expresiones y de paso, digno representante del bien recordado Julio Escobedo “Pavidón”.

¡Hasta el próximo lunes!