Colitis nerviosa: ¿Cómo prevenirla?

La colitis nerviosa puede ser resultado del estrés y de los malos hábitos; pero puede incluso prevenirse cambiando de hábitos.

El estilo de vida de una persona puede ser la principal razón para desarrollar problemas de salud que se reflejan en enfermedades crónicas como la diabetes. Aunque en otros casos puede ser menos grave como con la colitis nerviosa.

Afortunadamente, con la colitis nerviosa es más fácil reducir los factores de riesgo a través de hábitos diarios más saludables. Al cambiar los hábitos se protege al organismo y se evita que los síntomas empeoren, incluso, puede ayudar a prevenirla por completo.

Por otro lado, los expertos afirman que la colitis nerviosa “se relaciona con el estado emocional del individuo. Una respuesta del organismo al estrés y a una baja ingesta de fibra y agua”, destaca el IMSS.

La buena noticia es que al tratarse de un problema originado en el colon, cambios en los hábitos alimenticios pueden marcar la diferencia y prevenirla, o bien, mejorar los síntomas como el dolor abdominal, los escalofríos, la diarrea, fiebre y deshidratación.

De acuerdo con el IMSS, el consumo de fibra, vitaminas y otros nutrientes es uno de los hábitos a implementar para “corregir el trabajo intestinal”. Entre otras recomendaciones destaca ingerir  vegetales, frutas y cítricos, así como granos y cereales.

El personal de salud también recomienda evitar la ingesta de grasas, leche, picante y otros irritantes como el café, además de incrementar el consumo de agua simple.

Por otro lado, se debe de tomar en cuenta que hay otros factores que se asocian con la colitis nerviosa, como el tabaquismo y el alcoholismo.

El mismo nombre de esta afección revela que mejorar el control del estrés -causado por el trabajo, escuela u hogar- es la mejor forma para eliminar la enfermedad.

Es importante recordar que antes de implementar algún cambio en la dieta o ejercicio se debe tener la supervisión de un médico, ya que la colitis nerviosa también se relaciona con infecciones, intoxicaciones y la enfermedad de Crohn.

Seguir leyendo: Al terminar una relación, ¿Es malo iniciar otra?