|  

Sin agua y sin vacunas

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Víctor Manuel Silva Galaviz.

Estamos en medio del debate mediático sobre si regresan los alumnos a las aulas. Como es común el chivo expiatorio se puede dar en la figura del docente,  al pretender que sean ellos los que se niegan a regresar, ya que en el caso de los estados de Campeche y Chiapas se encuentran en semáforo verde y sin clases presenciales. El Presidente explicó durante el acto de inauguración de instalaciones de la Guardia Nacional, desde Culiacán, Sinaloa,  que ya no se pude seguir con clases por televisión, que si bien ha ayudado, no es lo mismo que estar en las aulas escolares con las maestras y maestros.

“No podemos continuar con las clases a distancia, con televisión, con Internet. Han ayudado mucho, pero no es lo mejor. La escuela es como el segundo hogar y ya los niños, las niñas, todos los estudiantes quieren encontrarse de nuevo en las aulas, en la escuela; lo mismo las maestras, los maestros”.

Sin embargo,  es necesario conocer los siguientes datos sobre la infraestructura que guardan las escuelas públicas del país:

De acuerdo con el Estudio Diagnóstico del Derecho a la Educación 2018 que elaboró el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), de las 226 mil 188 escuelas que reportó la Secretaría de Educación Pública, 2.2% no tienen  suministro de agua de ninguna fuente y 47% no tiene suministro mediante la red pública, mientras que 67% no tienen drenaje.

En tres de cada diez escuelas no hay baño, ni luz y 80% de ellas no tienen bebederos. “Una quinta parte de los alumnos que asisten a educación básica enfrentan problemas de disponibilidad de infraestructura al no tener servicios básicos en sus escuelas y, una sexta parte, al no tener mobiliario básico. En el caso de Educación Media Superior (EMS), 28% de los planteles no tienen agua todos los días, 2% no tiene energía eléctrica y a 69% le faltan muebles en al menos una de las aulas”

¿Como regresar? Si no se tiene los servicios básicos de higiene como son agua, jabón y toallas de secado desechables, si los docentes aún no están vacunados; la pandemia y el riesgo de mortandad no disminuye por discurso oficial.

Estamos en una situación desesperante y el reto es tan grande que solo la sociedad en su conjunto en coordinación con las diferentes instancias de gobierno lo podrán resolver.

Don`t copy text!