|  

Edición
Impresa

20 de septiembre

20 de septiembre
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

¿Cómo saber si a Zacatecas le va bien? En el discurso político mucho se dice de “que le vaya bien a Zacatecas”, candidatos y luego gobernantes esgrimen sus argumentos en torno al bienestar social y económico de los habitantes; seguridad, empleo, mejores servicios, infraestructura pública, oportunidades para que nos vaya mejor. Sin embargo, entre las promesas y las malas decisiones gubernamentales terminamos por tener una realidad bastante alejada a deseable.

 

Zacatecas simplemente no ha podido despegar por la ruta del desarrollo y el crecimiento, un territorio amplio y disperso, climas adversos que dificultan el desarrollo del campo, una pobre y mediocre clase empresarial, que entre un sector laboral precarizado y un ambiente de inseguridad y de falta de certeza simplemente terminan por ser un lastre al crecimiento y diversificación de las inversiones.

 

Ante este panorama, desde los 3 niveles de gobierno se han emprendido acciones que fortalezcan la economía del estado, desde políticas publicas que crean programas de apoyo social hasta programas de crédito e inversiones para determinados sectores, pero más allá de preferencias políticas y electorales, y sin importar los colores de los gobiernos, lo cierto es que todavía no hay señales de que las cosas avancen, más allá de un periodo gubernamental el problema parece ser más estructural, cultural e histórico para que no termine por irle bien a Zacatecas.

 

Es muy fácil darnos cuenta de ello, aunque de manera subjetiva, basta con visitar los estados vecinos como Aguascalientes, San Luis Potosí o Jalisco para darnos cuenta que el desarrollo se ve y se palpa, las industrias generan empleos, el ingreso es mayor y por consecuencia el consumo también, las ciudades crecen de manera acelerada y exponencial, y aunque con dificultades los gobiernos respectivos les siguen el paso. Pero para no quedarnos en subjetividades de la percepción personal, es necesario ver los resultados cuantificables, lo que se puede medir y con ello tener un panorama más objetivo.

 

En el último informe sobre la pobreza del CONEVAL se da a conocer como durante los últimos dos años la pobreza creció de manera general en todo el país, sumándose casi 5 millones de mexicanos a las filas de la pobreza, más otros 2 millones más que se encuentran en pobreza extrema, lo que representa al 44% de los mexicanos dentro de un nivel de pobreza y casi el 53% con ingresos inferiores a la línea de pobreza.

 

En el caso de Zacatecas, la pobreza en términos generales se ha reducido, sin embargo, analizando la información nos damos cuenta que la pobreza extrema aumento considerablemente, ubicando al 17% de la población con ingresos inferiores a este tipo de pobreza, un 54% con ingresos por debajo a la pobreza y un 20.2% de los zacatecanos viven no pobre y sin carencias.

 

En cuanto a los niveles de carencia social es de preocuparse como en los últimos 2 años se duplico el numero de personas sin acceso a servicios de salud, pasando del 11.7 al 23.8 por ciento de la población lo que es una clara muestra del fracaso del INSABI y la desaparición del Seguro Popular. Respecto al rezago educativo este también aumento hasta un 22% de la población y solo la cuestión de vivienda y sus servicios básicos lograron reducir el numero de personas en esta situación.

 

Al final del gobierno de Alejandro Tello y al inicio del de David Monreal, mejorar las condiciones de vida de los zacatecanos sigue siendo una tarea pendiente. Hoy la oposición tendrá la oportunidad de gobernar y será objeto del escrutinio público, esperemos y el cambio sea tan real como se prometió.

Don`t copy text!