|  

Edición
Impresa

20 de enero

20 de enero

Para AMLO: tache por el evento, paloma por el aumento

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

El presidente Andrés Manuel López Obrador celebró antier en el Zócalo de la CDMX los tres años de su llegada al poder.

El gobierno de la CDMX informó que 250 mil personas asistieron por voluntad propia o la de otros al evento de masas, similar a los que encabezaron en el mismo lugar los presidentes de la República surgidos del PRI cuando éste era el partido político que controlaba los poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial de la federación y los estados.

El de hace un par de días no se quedó atrás de los que en su momento organizaron sus dos antecesores Adolfo y José, con el mismo apellido paterno, que gobernaron el país de 1958 a 1964 y de 1976 a 1982, respectivamente.

Ignoro si otro López, de nombre Antonio, que gobernó 11 veces durante el siglo 19, encabezó alguna vez un evento similar.

Lo que sí es que presidió la pérdida de más de la mitad del territorio nacional a Estados Unidos, país a quien su sucesor en turno nunca le ha exigido que ofrezca disculpas por habernos robado poco más de dos millones de kilómetros cuadrados.

Dos de los tres exgobernantes apellidados López se caracterizaron por tener un ego desmedido, por no escuchar las voces de sus colaboradores más razonables y por dejar al país en ruinas.

Espero que el destino de México y del López de hoy no sea similar.

Como lo anoté antes, al Zócalo y calles aledañas llegaron unas 250 mil personas, de acuerdo con la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC).

Pero, ¿llegaron tantas?

Hace poco más de nueve años, el consultor en desarrollo urbano y movilidad chileno, Rodrigo Díaz, analizó el cupo del Zócalo y las calles que lo rodean y lo publicó en ciudadpedestre.wordpress.com:

“Si consideramos que el Zócalo y sus calles perimetrales tienen una superficie aproximada de 44 mil metros cuadrados, entonces tendremos que la capacidad máxima del lugar anda alrededor de las 132 mil personas, esto sin contar espacio para escenario, torres de amplificación de sonido y salidas de emergencia. Suponiendo que la gente está muy apretada, y que ocupa una o dos cuadras de las calles Madero, 5 de mayo, 16 de septiembre, 5 de febrero, Pino Suárez, Moneda  y Monte de Piedad, en una de esas llegamos a las 200 mil personas, muchas de las cuales no ven el escenario. Meter más gente sólo obedece a la imaginación de quien convoca o al deseo de crear una catástrofe de proporciones”.

Sin importar cuántos fueron, congregar a tantas personas como ayer y en otras ocasiones lo ha logrado AMLO en la principal plaza pública del país no es asunto menor ni fácil y hay que darle el crédito que merece por ello, sin importar que el evento no tuviera justificación y fuera, en estos tiempos pandémicos, de alto riesgo para los asistentes.

De todo lo que dijo ayer Andrés Manuel solo hubo algo novedoso, el aumento de 22% al salario mínimo para el año próximo, lo cual como él mismo lo dijo, “significa que durante nuestra gestión, el incremento al salario mínimo ha sido del 65% en términos reales, algo que no ocurría en más de tres décadas”.

En resumen: el de ayer fue un evento innecesario y peligroso en donde lo único que resultó ser noticia fue el incremento del  mínimo. Por ello, para AMLO, tache por el evento y paloma por el aumento.

Don`t copy text!