|  

Edición
Impresa

01 de diciembre

01 de diciembre

Noticias de lo insólito

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Carlos López Gámez.

Conforme avanzan los años los sucesos que en su momento fueron noticias, en el vertiginoso presente dejaron de serlo, se van perdiendo en la memoria. En un recorrido por el tiempo se han encontrado en dispersos apuntes.

Es una  serie de hechos o sucesos que en su momento tuvieron la importancia e interés de la comunidad. Desde luego también provocaron inconformidades y descontento. En el presente se les califica como insólitos.

El primero se trata  de la llamada Carretera Panamericana que pasaría por Fresnillo. El proyecto que en esos años se conocía a través de los medios escritos, con relación al territorio nacional, sería de frontera a frontera, de Chiapas a Ciudad Juárez.

Resulta que en el trazo original la citada vía no cruzaría la población. Así es, el trazo comprendía desde la pendiente del Cerro de Chilitos continuaría hacia el norte pasando cerca de la Gasolinera Hidalgo y enfilar por el llamado barrio alto, cruzando el arroyo de El Caimán y luego seguir su derrotero hasta entroncar con el cerro del Xoconostle. Algo parecido al trayecto del Paseo del Mineral y autopista.

Las fuerzas vivas del Fresnillo, como ha sido su peculiar actitud, reclamó semejante osadía de los proyectistas y mediante las presiones y gestiones pertinentes por decirlo así obligó a los constructores a modificar el proyecto y cruzar la ciudad.

Para ello crearon una peligrosa curva frente al expendio de combustible para que los vehículos motrices transitaran por la calle de La Maestranza (García Salinas).

En ese tiempo esta arteria presentaba deficiencias en su trazo, la avenida Hidalgo en el tramo García Salinas-Juárez tenía un camellón al centro que dificultaba la circulación de los pesados vehículos motrices.

Por otro lado, la calle Sonora tan angosta era que solo tenía un carril para la circulación y fue necesario demoler parte de la acera oriente para dos carriles.

Otro caso se relaciona a las constantes gestiones de sectores empresariales, comerciantes, hacendados, ganaderos, obreros y en sí la sociedad minera en su conjunto que se hacían ante los candidatos presidenciales, gobernantes, y demás que llegaban a esta comunidad, pretendiendo que se acercara a la ciudad la Estación del Ferrocarril.

Se proponía, de acuerdo a un plano consultado que el ramal se modificara desde el kilómetro 758, delante de Ojuelos rodeando la Estación Fresnillo para tener la Estación Ferroviaria en el sitio donde se encontraba la Quinta Natera, al oriente de la población. A unos cuantos kilómetros de la carretera federal 45.

El trazo debería también de pasar en las inmediaciones de Plateros hasta llegar a Mendoza a la altura del kilómetro 767, continuar por la Estación Gutiérrez hasta entroncar con la Estación de Cañitas de Felipe Pescador.

Sobre las gestiones respecto al proyecto de establecer cerca de la ciudad la Estación del Ferrocarril en nuestros apuntes existen cartas originales de quienes las redactaban y entregaban personalmente  al gerente de Ferronales cada vez que pasaba por estas tierras.

Sobre este particular jamás se dio respuesta a las misivas y todo queda en un infructuoso propósito. Al final de cuentas hasta la estación de San José a 8 kilómetros del mineral ha dejado de funcionar a partir de  cacareada nacionalización.

De otros hechos nada comunes, pero que son parte de la historia local los siguientes: el Teatro Echeverría convertido en 1919 en un gigantesco casino de juego con cantinas y pistas de baile, incluso fue cine, escenario circense, arena de box y lucha libre, cárcel, vecindad y oficinas del PRI.

Hay más: se construyen  escuelas sobre el jardín público conocido como La Alameda en 1946.

Y, aún hay más: la demolición del Estadio Cuauhtémoc para construir la Unidad de Segunda Enseñanza Benito Juárez. Aun no se justifica semejante acción porque en aquellos años abundaban solares tanto en el área urbana como suburbana. Fue un capricho del mandatario en turno.

En Plateros luego de su rescate y aprovechamiento de espacios para construir la Calzada del Peregrino, vía de acceso directa al templo donde se venera la imagen del Santo Niño, fue otro ejemplo a narrar.

Resulta que esta vía para peregrinos que llegaran a pie se convirtió por el cacique en turno en un hacinamiento de comerciantes informales  que obstruyen por completo el acceso principal al templo.

Si le seguimos buscando estamos seguros que surgirán otros hechos insólitos. Por ejemplo: la existencia de una plaza de toros con el ruedo cuadrado, única en el mundo. Las fotos lo corroboran plenamente; es el patio central del antiguo Hospicio González Echeverría (Ágora).

No olvidemos los míticos ojos de agua, cegados en el centro de la ciudad. Arremeten para borrar el pasado, Si no  se respeta el lugar donde nació el Fresnillo ¿Qué más ocurrirá?

Don`t copy text!