|  

El tiempo - Tutiempo.net

La orden de San Benito

La orden de San Benito

Ricardo González

   |  26 marzo, 2020

Ricardo González.

Ordo Sancti Benedicti conocida en español como la Orden de San Benito, fue la primer orden religiosa que se recluía en un monasterio, fundada por Benito de Nursia en una abadía en el Montecassino en Italia alrededor del año 529.

Con esta orden surge la principal división administrativa de la iglesia católica: el clero secular y el clero regular. El primero es la estructura administrativa de la iglesia, los Obispos, señor curas y sacerdotes en general, su nombre deriva de saeculum que significa siglo o tiempo, entendido cómo tiempo mundano.

El segundo toma su nombre de una regla, en este caso la regla benedictina, escrita por Benito de Nursia; en la cual estipulaba la vida de los monjes dentro del monasterio, su 73 enunciados giraban en torno a la máxima ora et labora (ora y trabaja). Imponía unas horas específicas para el trabajo, para la oración y el estudio o reflexión.

Los monasterios buscaban ser autosuficientes o depender del mundo exterior lo menos posible. Con horarios rígidos que pretendían que los monjes aprovecharan al máximo la luz de sol dependiendo las estaciones. Las órdenes religiosas que se apegaron a este tipo de vida van surgiendo y desarrollándose durante la Edad Media cómo: los Agustinos, los Franciscanos, los Dominicos.

En nuestro país en la etapa novohispana –que duró más de 300 años- estos grupos religiosos son fundamentales para entender el funcionamiento de la sociedad. Pero ¿cómo? Se preguntará estimado lector/a, sí debían estar encerrados; dependiendo la orden eran más o menos enclaustrados, también algunos tenían un rígido voto de pobreza y otros no.

Las ordenes regulares ayudaron a cristianizar la Europa “bárbara” cómo Irlanda, Escocia, y las naciones bálticas. La misma función ejercieron en América, siendo los franciscanos y los jesuitas –aunque no son medievales- los grupos más importantes. Texas, Nuevos México, California y Arizona fueron fundadas por misioneros franciscanos, por eso sus construcciones más antiguas son las misiones, que en realidad son conventos o monasterios.

En nuestro país las leyes de Reforma pusieron una leyenda negra sobre los conventos que no se les ha quitado para el grueso de la población. Se les consideró como sanguijuelas que chupaban los recursos. Cosa lejana a la compleja realidad, pues los conventos requerían de insumos de los pobladores pero también cumplían funciones sociales, cómo ser escuelas, hospitales y mezclas entre caja de ahorro, banco y seguros médicos.

Hay varios ingredientes extras: cómo que los señores feudales y luego los nobles novohispanos enclaustraron a sus hijos e hijas que no podían casar de buena manera, para preservar la herencia. Un ejemplo de ello es Sor Juana, quién produjo toda su obra en su convento de las jerónimas, poseía para un apartamento con biblioteca y dos empleadas.

La cerveza, las grandes bibliotecas escritas a mano que preservaron el conocimiento desde los sabios griegos, los lentes, avances en botánica y medicina, son algunas de las aportaciones que se hicieron en los monasterios.

El encierro a veces sirve.

*Profesor de la UAZ.

Comentarios

De no existir previa autorización por escrito, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos.