|  

La Alianza, más fuerte que nunca

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Alejandro Moreno.

Porque más allá de los muros de palacio y de la pequeña corte presidencial, la situación en México no está bien.

 

Porque cada día que pasa más mexicanos fallecen culpa de la falta de inversión pública en la compra de medicamentos y equipo médico, así como de mantenimiento a hospitales y clínicas.

 

Porque cada día las familias mexicanas pagan más en sus cuentas de electricidad culpa de un gobierno que la considera un bien suntuoso.

 

Porque cada día los disparos de armas de fuego se escuchan más cerca de la casa y del negocio, sin que exista la disposición del gobierno federal para diseñar una estrategia que sí funcione y aprehenda a los malhechores.

 

Porque el acelerado desmantelamiento de instituciones públicas, amparados en una mal entendida austeridad, ha significado cancelar apoyos vitales para alimentación, seguridad, educación y vivienda.

 

Porque el campo ha sido abandonado y en lugar de impulsar la producción, se ha privilegiado la plantación de árboles frutales sin opción de comercialización.

 

Porque cada día el acoso contra la prensa y organizaciones de la sociedad civil emplea mayores métodos de intimidación y pretende acallar cualquier crítica y opinión diversa.

 

Porque cada vez las y los impartidores de justicia reciben mayores presiones desde el poder para dictar sentencias a modo y contrarias a la ley.

 

Porque los recursos públicos son empleados como si se tratara de bienes propiedad de una persona y no son destinados para resolver problemas y necesidades sociales, sino caprichos personales y ocurrencias.

 

Porque las mujeres y niñas siguen sin contar con políticas públicas de apoyo que las auxilie en caso de violencia y abuso.

 

Porque la inmensa clase media de México, que es el motor del crecimiento y desarrollo, ha sido abandonada y señalada como la culpable de los graves males que padece el país.

 

Porque la corrupción desde el sector público, lejos de disminuir, ha sido potenciada con decisiones discrecionales, fuera del marco de la ley y contrarias a todo sentido común.

 

Porque han abusado de la lealtad e institucionalidad de las y los militares de México, asignándoles tareas que no corresponden a su formación ni vocación.

 

Porque los pobres de México sufren la ausencia de servicios públicos de calidad y en su lugar, se les dan migajas para medio sobrevivir.

 

Porque miles de mexicanos son obligados cada día a abandonar sus hogares para emigrar a los Estados Unidos en busca de oportunidades y empleo.

 

Porque el gobierno federal presume como un logro el incremento de remesas que, con sudor y sangre, envían mes con mes nuestros connacionales, cuando en realidad se trata de la más clara muestra de su fracaso e ineptitud.

 

Porque el conservadurismo se ha apoderado del poder público, causando graves retrocesos en las libertades y derechos humanos.

 

Por esas razones y más, el Partido Revolucionario Institucional (PRI) reitera con toda convicción y convencimiento la propuesta que nuestras y nuestros candidatos realizaron en campaña: ¡vamos a una alianza legislativa con PAN y PRD para frenar la destrucción de México e iniciar su reconstrucción, una en la que quepamos todas y todos y la justicia social sea una realidad y un fin, y no un sueño inalcanzable!

 

En el PRI sabemos que no tenemos tiempo que perder, que cada día que pasa más mexicanas y mexicanos pierden el empleo y cuentan con menores herramientas para salir adelante, producto de la inacción del gobierno de Morena y de su incapacidad para entender la realidad de México y actuar en consecuencia.

 

Ésa es nuestra hoja de ruta y no nos apartaremos de ella.

 

Don`t copy text!