El desaseo, abuso y excesos, llevaron a la anulación en la capital

Saúl Monreal Ávila, docente de la Unidad Académica de Derecho de la UAZ.
Saúl Monreal Ávila, docente de la Unidad Académica de Derecho de la UAZ.

La decisión del tribunal electoral de anular estos comicios debe ser vista como una oportunidad para reivindicar la transparencia y la legalidad en nuestro estado.

Qué tal amigos cómo están, les saluda con agrado su amigo Saúl Monreal Ávila, en todos los cafés y lugares de reunión se ha hablado una y otra vez del desaseo, de la manipulación y manejo por parte del PRIAN en la elección de la capital, pues bien, esto ha llevado a que el tribunal electoral de justicia del Estado de Zacatecas, decida la anulación de la elección en nuestra capital por corrupción electoral: actos anticipados de campaña, violación a las leyes, compras de publicidad electoral no reportadas y otras prácticas en contra de nuestro sistema democrático.

La decisión del tribunal electoral de anular estos comicios debe ser vista como una oportunidad para reivindicar la transparencia y la legalidad en nuestro estado. No podemos permitir que las irregularidades pasen desapercibidas.

Cabe recordar que en 2016, también se anuló una elección en Zacatecas donde resultaba triunfador el partido MORENA por el uso de la imagen de la candidata, pero en esa ocasión, los partidos beneficiados —el PRI y el PAN— guardaron un silencio cómplice y hasta festejaron la decisión del TJEEZ.

Es evidente que cuando las decisiones les favorecen, las voces críticas se apagan. Pero cuando se trata de actuar en beneficio del pueblo y de la democracia, debemos ser firmes y consistentes.

En estos momentos actuales de cambios y de transformación ya no podemos permitir esas prácticas políticas, debemos exigir una transformación real en la manera en que se desarrollan las campañas y elecciones en Zacatecas.

Amigas y amigos, ciudadanos de Zacatecas, hay que mantenernos vigilantes ante este tipo de resoluciones Y ante las acciones que los corruptos quieran llevar a cabo en consecuencia, no pasarán, tiene que triunfar la voluntad popular y que los votos de cada uno se han contados y tengan valor, que hoy no ganen los intereses particulares aliados a los políticos más corruptos que ha tenido el estado de Zacatecas.

Es nuestra responsabilidad colectiva asegurarnos de que la democracia en Zacatecas prevalezca y sea respetada, que se eliminen las trampas y los cochupos, transformemos de fondo la vida democrática.

Les agradezco su atención y nos leemos en la siguiente, gracias.




Más noticias


Contenido Patrocinado