¿Derechos humanos de los jóvenes?

Sigifredo Noriega Barceló.
Sigifredo Noriega Barceló.

El 12 de agosto aparece en el calendario de la ONU como día mundial de la juventud. Para la Iglesia en México se celebra el día del joven católico el domingo siguiente. La Dimensión Episcopal para la Pastoral Juvenil ha preparado la II Jornada Nacional de la Juventud en esas fechas. Algunas instituciones que trabajan … Leer más

El 12 de agosto aparece en el calendario de la ONU como día mundial de la juventud. Para la Iglesia en México se celebra el día del joven católico el domingo siguiente. La Dimensión Episcopal para la Pastoral Juvenil ha preparado la II Jornada Nacional de la Juventud en esas fechas. Algunas instituciones que trabajan con/para los jóvenes han hecho alusión al día proporcionando datos frescos de la realidad de los jóvenes, sus fortalezas y debilidades, sus oportunidades y amenazas.

No me extraña que en el siglo de más sensibilidad hacia los derechos humanos aparezca la propuesta de los derechos de los jóvenes. En años anteriores acentuábamos sus deberes y obligaciones. Sería un gran aporte para el tiempo presente que buscáramos la relación, el enlace, el equilibrio, la integración y la proyección entre derechos y responsabilidades. En una sociedad centrada en el individuo es lógico que los derechos del yo intenten tomar ventaja sobre los derechos del otro y de la sociedad.

Los derechos humanos universales y sus respectivos deberes podrían traducir, en buena parte, el mensaje evangélico de este domingo. Alguien de la periferia (los excluidos y discriminados de aquel tiempo) pregunta a Jesús “si son pocos los que se salvan”. Quizás el que pregunta observaba que algunos tenían más derechos que otros por razones de antigüedad, méritos y más. Los derechos ‘adquiridos’ en diversos ámbitos (sociales, económicos, laborales, políticos, religiosos) han sido una realidad casi sagrada en muchas sociedades. Es parte inherente a la condición humana. La complejidad de las situaciones humanas ha sido campo propicio para la perplejidad, la tensión y el conflicto.

“Esfuércense en entrar por la puerta, que es angosta”, responde Jesús refiriéndose a cierta mentalidad que privilegiaba derechos adquiridos sobre los demás e, incluso, sobre Dios. Entrar por la puerta que es angosta es aceptar el nuevo orden del Reino de Dios que no excluye a nadie. El Reino es don, no un derecho de alguien o de un pueblo. La puerta angosta exige asumir las responsabilidades de la fe en Cristo: don y entrega, gracia y justicia, autenticidad y verdad, humildad y gratuidad, amor y paz.

Promulgar los derechos humanos, defenderlos, enseñarlos, puede tender una trampa a los incautos si no conectamos inmediatamente con la puerta angosta de la responsabilidad personal y social. Afirmar los propios derechos sin tomar en cuenta los derechos de los demás y la responsabilidad del bien común sería instaurar la dictadura de los egoístas. Sería fatal para todos.

“Pues los que ahora son los últimos serán los primeros…”  En un mundo cada vez más secularizado y plural es necesario que el cristiano entre por la puerta, que es angosta, para provocar diálogos, tender puentes y abrir los brazos (open arms) con generosidad y solidaridad. El diálogo social es el camino para construir la paz verdadera.

Volver a la escuela puede abrir la puerta para edificar un futuro más humano. ¡Ánimo, comunidad educativa!

Con mi afecto y mi bendición.




Más noticias


Contenido Patrocinado