Altibajos económicos

Buenas y malas noticias sobre la economía nacional.

Hubo buenas y malas noticias sobre la economía nacional la semana pasada.

Por ejemplo, le fue mal al peso frente al dólar y el viernes sufrió un fuerte descenso, cerrando por debajo de los 18.20, su nivel más bajo en más de seis meses. Los expertos sugieren que esto ocurre cuando los inversionistas deciden alejarse de activos más riesgosos en un contexto de incertidumbre económica global.

La debilidad del peso también se debió al desplome en el valor de las acciones de las empresas concesionarias de aeropuertos en el país después de que el gobierno anunció que les reducirá las Tarifas de Uso Aeroportuario (TUA) que cobran a los pasajeros, que son de las más altas del mundo. También afectó al peso el hecho de que el mercado laboral de Estados Unidos sigue mostrando una gran fuerza a pesar de las altas tasas de interés. En septiembre se crearon 336,000 nuevos empleos en ese país y aumentaron las especulaciones sobre otro posible incremento de las tasas antes de que acabe el año.

Otra mala noticia fue el más reciente Índice PMI Manufacturero de S&P Global para México, que en septiembre cayó a 49.8 del 51.2 en agosto, la primera contracción en ocho meses, impulsada por órdenes estancadas, declives consecutivos en producción y la primera caída en ventas internacionales en tres meses. Estos datos sugieren que las políticas monetarias restrictivas implementadas por el Banco de México están comenzando a afectar a la economía. Además, Banxico mantuvo las tasas de interés en 11.25% y ajustó sus proyecciones de inflación para 2024, superando el objetivo inicial del 3%.

Afortunadamente, la semana pasada hubo buenas noticias.

Por ejemplo, en septiembre pasado el indicador de confianza del consumidor llegó a 46.8, su máximo nivel en cuatro años. El sentimiento mejoró ligeramente en cuanto a la situación financiera actual de los hogares y su capacidad para realizar grandes compras. Además, la percepción sobre la situación macroeconómica actual del país fue más favorable. Sin embargo, las expectativas para el próximo año muestran una ligera disminución, lo que podría indicar ciertas preocupaciones a futuro.

El indicador de confianza empresarial de México también subió en septiembre, a 53.8. Por un lado, el sentimiento mejoró en cuanto a las perspectivas de inversión, la perspectiva económica futura del país y la situación financiera actual de las empresas. Por otro lado, las expectativas de las empresas disminuyeron. La opinión sobre la actual situación macroeconómica del país se mantuvo sin cambios.

Otra buena noticia la dio el INEGI al informar que en julio la inversión fija bruta aumentó 29.1% respecto a julio de 2022, lo que fue el mayor incremento desde la recuperación postpandemia en mayo de 2021. Sectores como la construcción y la inversión en maquinaria y equipo industrial fueron los motores de este crecimiento.

Y otra buena señal de la marcha de la economía fue la noticia de que en septiembre la producción automotriz creció un impresionante 24% respecto al año anterior, siendo este mes el 17º consecutivo de crecimiento en este sector.

En resumen, durante la semana pasada el panorama económico de México presentó una serie de altibajos y es esencial que todos nos mantengamos informados para navegar en este entorno dinámico.

Twitter: @ruizhealy

Facebook: Eduardo J Ruiz-Healy

Instagram: ruizhealy

Sitio: ruizhealytimes.com




Más noticias

Opinión

Contenido Patrocinado